#Editorial | Agosto 2.013

(Leer Edición Agosto 2.013)

De un nacimiento, Transgéneros, Biopolímeros y un futuro incierto, por de más violento…

Es definitivo, vivimos tiempos complejos; hoy celebramos el nacimiento de esta nuestra primera edición, cerramos un ciclo y nace formalmente @DeTodoUnFoco.

Traté de escribir este editorial por lo menos una decena de veces, en una búsqueda constante de hacerlo contemporáneo al acontecer local, pero resulta virtualmente imposible, la única manera de lograrlo sería escribiendo un diario, somos una sociedad tan o mas impredecible que el clima.

Nos enorgullece haber nacido de la forma en que lo hicimos, un conjunto de desconocidos detrás de sus teclados que tras una convocatoria pública y abierta, decidieron colaborar para alcanzar un fin común y hacer algo por y para otros quienes como ellos comparten una pasión, la pasión por la fotografía. Sin poner nombres -por temor a saltarme alguno- de todos recibimos excelentes propuestas y no cabe la menor duda que el verdadero reto no estaba en lograr este primer número, sino en lograr los que vienen, pues sí o sí, tenemos que superarnos.

Este mes, en nuestra portada y como trabajo central de nuestra edición, esta la serie “Transgénero” de Rómulo Avendaño, un trabajo aún en proceso, pero que en lo personal, en estos tiempos, considero que debe ver la luz -de nuestros monitores o de cualquier medio que pueda hacerlo público-, ya que en su esencia confluye parte importante de nuestra realidad contemporánea, pues estamos en el medio de un hecho que marcará un precedente importante, la discriminación institucional basada en tus preferencias sexuales, al extremo que tener una preferencia distinta puede ser un motivo para llevarte a la cárcel; un repunte enorme de las muertes a causa de los biopolímeros puestos a diestra y siniestra por manos inescrupulosas, que solo puede ser comparado en sus dimensiones con el escándalo que han generado; y una violencia que repunta día a día, que increiblemente, ha llevado a evolucionar hasta a los mismos trabajadores de la calle, quienes después de más de 30 años deambulando por las principales avenidas, ahora evalúan alternativas digitales para dejar de hacerlo, pues temen perder sus vidas.

No pretendemos generar polémica alguna, aunque se dice que si lo hacemos vamos por buen camino..
Este es el fruto de nuestro primer trabajo, a cada uno de nuestros colaboradores, mis respetos por atreverse en un mundo como el de hoy y mis más sinceras GRACIAS por hacerlo posible.

A nuestros lectores, disfruten del viaje y quedamos totalmente abiertos a recibir sus comentarios, dudas, preguntas e incluso sus críticas….

Ricardo Arispe.

(Leer Edición Agosto 2.013)

agosto2013

#FotoSushi | Fotografiando Alimentos…

(Leer en la revista)

fotoSushiAgo201304

¿Cuantas veces haz entrado a un sushibar a simplemente comer un roll y terminas comiendo casi toda la carta?  Seguramente en más de una ocasión, todo debido a las apetecibles fotos, no sólo del menú, sino también a las que encontramos en las distintas redes sociales del Restaurante, en especial Instagram, que tiene una gran tendencia gastronómica y que sea dicho de paso, no nos ayuda en lo absoluto a mantener la dieta.

En el caso de la estructura de una buena carta, se requiere una gran complejidad, tanto por parte del diseñador, del equipo de análisis de costos, de marketing, como también por parte del fotógrafo, entre muchas otras cosas de carácter informativo de cara a los comensales.  Es verdaderamente impresionante lo que llega hacer una buena foto de una pieza de sushi o un roll con buena pinta.  Logra cautivar a potenciales clientes que aún no conocen el establecimiento, así como también convencer a los que ya se encuentran en la mesa a punto de ordenar al camarero,  consiguiendo aumentar considerablemente las ventas con tan sólo una imagen, eso si, bien lograda.  No obstante, las personas que comparten sus fotos mediante aplicaciones en sus teléfonos inteligentes son de gran ayuda, pues hay veces en las que los comensales confían más en la realidad que se comparte en el mundo 2.0 que en las fotografías profesionales de nuestras cartas.

Muchos de nosotros hemos escuchado en más de una ocasión que para realizar una buena foto profesional de alimentos se requiere a demás de un buen Chef, talento, la utilización de filtros especiales, el famoso Photoshop y muchas otras técnicas como el maquillaje, iluminación, elementos artificiales, etc.  En cuanto al sushi se refiere, particularmente pienso que hay fotos bien trabajadas y otras tantas que son correctas, que en ocasiones estas dos definiciones pueden coincidir en una misma imagen como resultado de una buen labor profesional.

Cuando hablamos de fotografía en la gastronomía japonesa, hay que tener muy en consideración su esencia y poderla transmitir, la cual radica en, la frescura, la estética, los sentidos, la espontaneidad, la tradición y la cultura, entre otros.  Por tanto, al momento de capturar una imagen de un plato nipón, deberíamos obrar con los mismos criterios bajo los cuales se realiza este arte, sin alterar la armonía de su naturaleza y eso se puede lograr en ambos casos, es decir, tanto profesionalmente como con un smartphone.

Ahora bien, capturar todo esto no es tarea fácil, los alimentos y más aún el pescado crudo, tiende a secarse, decolorarse, pierde textura, por lo que el tiempo es esencial, el entorno donde se tomará la foto es vital, se debe disponer de cada uno de los elementos listos y preparados antes de presentar al protagonista, al igual que los toques o ajustes de iluminación que recomiendo sean más de carácter natural. Una vez que dispongamos de todo lo que se necesita, sólo en ese momento podemos realizar, llevar y dispararle al sushi.

También hay que destacar que en el mundo occidental, por lo general, todo lo japonés llama mucho la atención, por lo que es recomendable disponer de un escenario sencillo pero con aspecto profesional y muy real, teniendo cuidado de que otros elementos como por ejemplo, una hermosa botella de sake o una llamativa vajilla japonesa distraiga la atención de nuestro plato protagonista.

@susherito / www.susherito.com

(Leer en la revista)

#Estrategias | ¿Cómo usar internet para promocionarte como artista?

(Leer en la revista)

Esta es la pregunta más común que recibo de mis amigos artistas (fotógrafos, calígrafos, pintores, etc.), y es también la pregunta que más difícil de responder aunque también es la más fácil de ejecutar. Por alguna razón todos se sorprenden y se muestran incrédulos cuando descubren que la respuesta es bastante obvia y que además requiere un trabajo constante. ¡Obvio no significa fácil!, además, ¿Por qué hacerlo fácil si difícil también se puede?

Aunque este artículo le puede servir a cualquiera, está enfocado en especial para artistas de la imagen. Aquí vienen los TIPS del experto:

Un artista en internet debe vivir la ubicuidad.

Si, cuando de promocionarse por internet se trata, estar en todas partes es mejor, ¡Siempre! Es importante que olvides ciertas creencias erróneas tales como: “No publico mi trabajo porque me lo roban”, “No quiero que me encuentre la gente incorrecta”, “Mi trabajo no es para cualquier público”, etc. Podría seguir con la lista, pero la verdad me da dolor de cabeza solo pensar en las excusas tan bizarras que he escuchado.

Regla número uno: Entre más fácil te encuentren mejor… ¡Corrección!, entre más fácil encuentren tu trabajo mejor. Esto significa que publicar tu trabajo en internet es un DEBER SER, no una sugerencia.

Regla número dos: Tu trabajo debe estar en la mayor cantidad de comunidades para artistas posibles, en especial si son especialistas en el tema de imagen. Esto te servirá para construir tu reputación.

Regla número tres: Deja que te “roben”… Si… Como lo acabas de leer… Me explicaré mejor.
Por lo general los sitios como deviantart, flickr, etc., tienen reglas explicitas acerca de los derechos de autor, esto significa que de alguna manera no solo te ayudan a mostrar tu trabajo sino a protegerlo, regalarlo o lo que quieras hacer con él.
Si públicas, a manera de portafolio, trabajos que hiciste para un cliente y si alguien te lo “roba”, legalmente no tendrá que vérselas contigo sino con tu cliente que es quién tiene los derechos sobre las imágenes… Básicamente no debería importante.

Por regla general si te “roban” es porque tu trabajo es bueno, esto puede ser una medición para saber qué tan bueno eres en verdad. el tema. ¡Solo imagina las repercusiones de ser considerado experto en tu profesión! Entre más útil o de calidad sean tus contenidos, nadie te preguntará por certificaciones, estudios, etc. ¡El conocimiento que muestras y compartes será tu soporte!

El contenido es el rey y seguirá siendo el rey por siempre ¡Digan lo que digan!

Así es, todo se trata de contenido, reputación y relevancia. Como decía mi padre: “Entre más le des a la comunidad más te retribuirá”, al parecer el viejo ya era experto en redes sociales antes de la existencia del internet.
Publicar contenido es divertido y también es fácil, pero debes saber para quién, para que lo publicas y produces.

Contenido para regalar. Con lo gratis también ganas tú.

Regalar es importante, y lo será aún más en la medida en que le sirva a muchos. Si eres fotógrafo, diseñador, etc., tendrás muchas imágenes que no vendiste, que hiciste por placer, ocio o por aburrimiento y estarán en tus archivos hasta el día que tu disco se dañe o hasta que tú mismo lo olvides. Todo este

material gráfico a alguien le sirve, y ese alguien, en especial, ERES TU.

Si tienes contenido para regalar habrá quién te lo agradezca o quién te haga fama gratis. Crecerá también el tráfico al lugar donde publicas tu trabajo. Entre más gente te visite serás más relevante en internet y esto es bueno tanto para tu reputación como para SEO (optimización en motores de búsqueda).

Es más útil tal contenido regalado que oculto en tu PC o donde lo guardes.

Contenido para mostrarte a ti mismo.

¿Qué es un experto? Según el RAE es: “Práctico, hábil, experimentado.” Y ¿Según internet?… Bueno, existen muchos ejemplos de Blogs, Video Blogs, etc., de personas que son muy conocidas y que son consideradas expertos por las personas que los siguen, pero que no tienen una educación formal del tema que hablan. La razón es que por lo general estás personas son entusiastas, líderes online de un tema que les apasiona y lo más importante: COMPARTEN LO QUE SABEN Y APRENDEN. Y son expertos porque:

1.- Tienden a hablar como no expertos, es decir, cualquiera les entiende.

2.- Enseñan como aprendieron, sin complicaciones.

3.- No tienen celos de enseñar lo que aprenden por “guardar los secretos de la profesión”.

Hago énfasis en el punto 3, ¡Tales secretos no existen! O tienes la habilidad o no la tienes, no es un tema de tener unos datos.

Muéstrate como un experto.

Ostenta tu talento pero enséñalo también. Si das datos que ayudan a los otros a crecer seguirán consultándote, recomendándote y poco a poco conseguirás la fama de ser un experto en el tema. ¡Solo imagina las repercusiones de ser considerado experto en tu profesión! Entre más útil o de calidad sean tus contenidos, nadie te preguntará por certificaciones, estudios, etc. ¡El conocimiento que muestras y compartes será tu soporte!

Contenido para motores de búsqueda

SEO (Search Engine Optimization) para hacerlo simple, es tratar de que aparezcas de primero en Google y sus amigos cuando busquen lo que tú haces. En cuanto a buscadores existe un rey, Google. Y lo que dice el rey es lo que se hace, ¿Simple cierto?

Aquí te dejo unas recomendaciones para cuando publiques tu trabajo online:

1.- Usa nombres que sean fáciles de encontrar. Si tomas una foto de un mono, pues ponle mono al título, al nombre del archivo, a la descripción, etc. Así Google sabrá que tu foto es sobre un mono. Si es indispensable que tu obra tenga un nombre retórico, pónselo, pero asegúrate que en alguna parte de los datos de la foto pongas el contenido de la misma de manera descriptiva.

2.- Usa algo de tu material para distribuirlo de manera gratuita, si eres fotógrafo y tienes fotos de sobra, publícalas de manera Creative Commons. Cuando tengas muchas descargas o consultas te publicaran en otros sitios o te buscarán más. Así Google sabrá que eres relevante y experto en un tema.

3.- Usa todos los campos que las aplicaciones online te piden de las imágenes. Estos no están sin razón alguna.
Déjale metadatos a tus trabajos.

4.- Deja que usen tu trabajo para ilustrar artículos. Google sabrá mejor de que se trata la foto.

5.- Si usas marca de agua, hazlo de manera tal que aún sean útiles para otros. Con una pequeña firma o al URL de tu página en una esquina es suficiente.

6.- Deja tus datos de contacto siempre públicos y tu perfil en las redes sociales. Sino ¿Cómo te contactan?.

7.- Si estás usando una red social como Deviantart, Flickr, WordPress, Tumblr, linkedin, etc., es importante que intentes entender cómo funcionan sus buscadores internos, aclaro, entender no es volverte experto en SEO. Por tanto experimenta y aprende. Por ejemplo, si usas Linkedin, llena TODOS LOS DATOS QUE TE PIDEN, esto no solo ayuda a que aparezcas en los resultados de búsqueda de Linkedin, también sirve para Google y sus amigos. Entre experimento y experimento logre posicionarme de primero en google.com.co con las palabras “consultor seo bogota”.

Contenido social, humano y personal.

ANTE TODO SOMOS PERSONAS, todo el contenido que haces es para la gente, para interactuar, y los humanos interactuamos con nuestras emociones y necesidades. Ya hablamos del contenido gratis, ahora hablemos del contenido humano. Por ejemplo, si tienes twitter, una página en Facebook o en Google+, publica tus experiencias como profesional (Solo como profesional, lo personal déjaselos a tus amigos). Si te vas a tomar fotos a un safari, toma tu celular o tu mejor foto y compártela con un copy como “Para compartir con todos los amigos que me siguen, gracias por todo”. Tener buenos modales, mostrarte abierto, ser generoso, todo esto lo valoran las personas y crea una fidelización hacía ti.

No tengas miedo a mostrarte, si tienes tiempo crea videos, artículos de blog, etc., esto hace parte del contenido gratuito.
Actúa con tu comunidad, respóndele sus preguntas, discúlpate por no responder, has artículos para responder las preguntas que te hacen, la comunidad estará agradecida y valorará tu esfuerzo. No subestimes este trabajo, porque no es nada fácil. Tendrás que organizar tu tiempo.

Analiza, explora y aprende

Te estarás preguntando ¿Trabajo gratis? ¿Y para mi qué? Bueno, llegamos al punto donde le sacas el beneficio, donde se rentabiliza todo tu esfuerzo.

Analiza. Todo lo que ves en la comunidad, que saben ellos, que te preguntan, hasta donde sabes tu, que tan experto eres, QUE PIDE EL MERCADO, CUANTO ESTAN DISPUESTOS A PAGAR, etc.

No dudes que además de esto también aparecerán los que necesitan un trabajo tuyo para ellos, los que querrán que

hagas un curso para aprender más de ti o comprar tu libro porque confían en tus conocimientos.

Monetizar todos estos datos es parte de tu habilidad comercial y de lo que quieres hacer. Al final los datos son el verdadero dinero.

Explora. Para rentabilizar los datos debes, ante todo, saber qué quieres hacer y saber. Como bien supones los datos no vienen solos, hay que investigar. Por ejemplo, obtuviste más seguidores en Twitter cuando durante un mes hablaste más de fotografía comercial que artística o tuviste más likes en Facebook cuando las fotos eran románticas que cuando eran críticas. Todos estos datos te ayudan a saber cómo ganarte a la comunidad y como venderles mejor.

Aprende. Todo esto ¿Para qué? ¡Pues para aprender! No hay nadie que te enseñe mejor que un millón de personas preguntando, aportando, compartiendo ¡Y dándote dinero!

Primero lo comercial.

Esto más que un consejo, es un “si quieres”. No nos digamos mentiras, los clichés son fáciles de vender y además son útiles al momento de comunicar. O si quieres, úsalos como armas y no como tu expresión, ¡Pero úsalos en algún momento!

Todos los medios importan, internet es uno más.

Si, internet es bueno, importante y es un canal de comunicación de bajo costo (Ya sé que te quedo claro que con tanto esfuerzo no podríamos llamarlo gratuito). Pero no es el único, al final tu objetivo es que te vean, que te conozcan, que sepan de tu trabajo donde sea. Es por eso que si tienes espacio en el periódico regional para una columna, para una foto o diseño que donaste a una campaña de derechos humanos, etc., o cualquier otro medio que imprima tú nombre ¿Por qué no hacerlo? No se tu que pienses pero para mí ¡El artista se hace solo cuando muchos hablan de él!

César Paternina
http://disenografi.co
co.linkedin.com/in/cesarpaternina
cesar.paternina@gmail.com
+573013536776

(Leer en la revista)

#ElOjoQueMira | Lo privado, lo intimo y lo personal en la fotografía.

(Leer en la revista)

Hace unas cuantas semanas, el fotógrafo Arne Svenson reavivó la polémica sobre los casi invisibles limites entre la privacidad, lo intimo y lo que puede – o se desea mostrar – con su exposición “The Neighbors” inaugurada en una galeria de Chelsea de la ciudad de Nueva York. El fotógrafo muestra una serie de imágenes tomadas a sus vecinos durante la vida cotidiana: todas ellas tomadas sin el conocimiento del o los retratados, lo que ha provocado una diatriba sobre la privacidad, el arte por el arte, y los limites que definen – y delimitan – ambas cosas. La propuesta fotográfica medita además, sobre el privilegio del fotógrafo como observador y sobre todo, cual es el limite del derecho a la intimidad, como frontera del discurso visual.

En una época donde la identidad y la privacidad se encuentran siempre en entredicho, sorprende el revuelo que ha causado el trabajo de Svenson. El fotógrafo apela al anónimato, aunque sin lograrlo: las escenas cotidianas que capta a través del lente, reflejan la intimidad de sus involuntarios modelos de una manera tan directa, que la personalidad del sujeto fotografiado parece trascender incluso a los elementos que lo invisibilizan. La propuesta investiga y profundiza  acerca del prejuicio fotográfico – el voyerismo inevitable, como le llamaría Helmut Newton – y más allá, analiza una serie de ideas que desconciertan al espectador. ¿Cuales son los limites entre lo que puede ser fotografiado y lo que no? ¿Existe en realidad alguna linea que no deba cruzarse en cuanto a la visión y propuesta fotográfica? ¿La intimidad nace de lo que invade la individualidad del retratado o solo se trata de una connotación – interpretación – del lenguaje visual del fotografo? A juicio de los indignados vecinos del fotógrafo, lo esencial del tema desborda lo meramente artístico:

“Esto es acerca de los niños. Si está esperando ahí con su cámara durante horas, ¿quién sabe qué clase de tomas tiene? Puedo reconocer objetos del dormitorio de mi hija” reclamó uno de los  residente que aparece retratado en la serie fotografías, citado en un artículo del periódico New York Post.

No obstante, al analizar el trabajo fotográfico de Svenson, la identidad humana como conglomerado – más que como individualidad – trasciende el tema de que es privado y lo que no lo es. Su discurso sobre ese transcurrir de lo rutinario,  muestra lo que probablemente es la arista menos digerible de la propuesta del fotógrafo: su negativa a identificar a quien fotografía. Para Svenson, la imagen no captura la esencia ni personaliza la imagen. De hecho, el pormenorizado estudio de lo cotidiano que muestran sus fotografías, representan una visión profundamente conmovedora del hombre: la belleza del día a día  como una idea compartida, general. Las ventanas de Svenson, la limpieza de sus planos, la precisa intención de mostrar sin una opinión evidente, desconcierta. El observador promedio no está acostumbrado a una imagen que solo sea un ojo que sigue y capta lo diminuto, lo invisible, lo esencial para transformarlo en mensaje.

La polémica, por supuesto, no ha hecho sino aumentar, a medida que las opiniones escandalizadas señalan al fotógrafo como transgresor de lo que se considera una linea infranqueable. Una nueva aproximación con respecto a la ambigüedad de lo que consideramos intimo, privado, público y evidente. Recuerdo haber leído en un par de ocasiones, que a Nan Goldin le pasó algo semejante: Se le acuso de cuzar esa línea sutil entre lo privado y lo pornográfico – entiéndase como directo y crudo – de lo cotidiano. Y ella respondió: “si puede ser mostrado y es una evidencia documental de un hecho silencioso, es intimo. Lo privado carece de nombre. Lo intimo posee significado”.

Como lo veo, todo trabajo fotográfico trasgrede los limites de lo que asumimos aceptable: el fotógrafo evade las lineas convencionales de lo privado y lo intimo, para construir su propia versión de lo que ve o lo que en todo caso, elabora como concepto visual. En otras palabras, el fotógrafo siempre traspondrá la  frontera invisible entre lo que puede – o debiera mostrarse – o lo que no – de manera voluntaria o quizás, no tanto. ¿Que resultó inquietante del trabajo de Svenson? ¿Que las fotografías fueron tomadas sin el consentimiento expreso de los retratados? ¿Es una violación a la intimidad lo que se muestra o la manera como se muestra? ¿Es una violación a la intimidad lo que se expresa o lo que se interpreta?

La gran conclusión a la que llegué es que no hay ninguna diferencia. Como diría Minor White, “Siempre estamos fotografiando con nuestra mente” y ese es un ejercicio que te hace convertirte en un observador – duro y en ocasiones obstinados – de la vida de otro, de la circunstancia de otro. La cámara en las mano, solo hace objetivo y material la intención. Pero esa necesidad de analizar la vida como una serie de escenas robadas a la privacidad de alguien más siempre será esencial en la fotografía y aún más, al discurso fotográfico en estado puro.

elOjoQueMiraAgosto01

Para ver más acerca del trabajo “THE NEIGHBORS” de Arne Svenson:
http://arnesvenson.com/theneighbors.html

 

Aglaia Berlutti
www.aglaiaberlutti.com

(Leer en la revista)

#Latencias | ¿Para qué preguntas Nikola?

(Leer en la revista)

latenciasAgosto02

-Perdone que no le ofrezca nada, apenas me alcanza para cigarrillos. La guerra nos dejó sin nada, ¿sabe? Sin país, sin familia, sin esperanzas…

-Me imagino, señor. Con este censo el gobierno quiere saber cuáles son las necesidades más urgentes de la gente para poder satisfacerlas.
-La política es una mierda, joven. Y la religión también. ¿Para qué necesita el gobierno saber? Basta con que mire alrededor… Asómese a la ventana, ande… ¿Huele? Aún se respira pólvora en Sarajevo, en todo esto que una vez fue un país… Acá pasamos de la alegría de los Juegos Olímpicos de Invierno del 84 a la vergüenza de ver las calles llenas de cadáveres. ¿Sabe cuántas personas murieron en este país entre 1992 y 1995?
-…
-Casi 100 mil… ¿Qué edad tiene usted, joven?
-20.
-Apenas tenía dos años cuando la guerra terminó… ¿Terminó? Disculpe. Guardar tanto silencio hastía. Ni siquiera tengo aguas, pero le puedo ofrecer un trago de ginebra, es de la más barata pero ayuda a olvidar lo que usted no recuerda, ¿quiere?
-No, gracias. ¿Puedo comenzar con las preguntas?
-Pregunte.
­-¿Nombre?
-Zijad Jusufovic.
-¿Edad?
-¡Jajaja! ¿Cuántos años me calcula?
-…
-Tengo 38, pero acá en Sarajevo hemos aprendido a envejecer rápido. No es que parezca de 50 es que me siento de 50, quizás de 60…

La tristeza hace que el alma envejezca… La tristeza y el hambre, joven… y el dolor de quedarse solo, de haber perdido a los amigos, a mi novia… La guerra le mutila a uno las emociones, y éstas jamás vuelven a crecer…
-Señor Jusufovic, mejor regreso otro día.
-Como quiera… ¿Cómo se llama usted?
Nikola no respondió. Quería salir cuanto antes de aquel apartamento. Bajó a prisa las escaleras, mientras sostenía en su mano derecha la carpeta con los formularios del censo. Su primer trabajo, su primera encuesta, su primera decepción. El señor Jusufovic le recordó a su tío Milomir, igual de decepcionado y alcoholizado.
No pudo evitar voltear la mirada hacia la fachada del edificio que le habían asignado. Su antigua arquitectura no fue lo que más le llamó la atención, sino la línea discontinua de huecos que nadie había querido tapar quizás como un monumento al horror vivido por el señor Jusufovic, por su propia familia y por aquel país que nunca conoció. Miró la ventada del apartamento del tercer piso. Le pareció ver al señor Jusufovic…
Antes de doblar la esquina, tiró la carpeta de formularios a la basura. “¿Para qué preguntas Nikola?”, se dijo.

 

De la serie “Overnight Generation”, concebida por Ítalo Morales.

Autor: Ítalo Morales (Caracas, 1973). Fotógrafo, nominado en 2010 al Sony World Photography Awards, en la categoría amateur Retratos, por la serie documental “Confrontación”. Máster en Fotografía Documental en Londres.

Web: www.italomorales.com

 

Juan Antonio González
juanantoniogonzalezf@gmail.com

(Leer en la revista)

#Latencias | Afuera

(Leer en la revista)

latenciasAgosto01

Le costó creerlo. Se veía reflejado en el vidrio de la ventana, pero no podía dilucidar de qué lado estaba. ¿Fuera o dentro de la casa? “Debo estar afuera”, se dijo a sí mismo. Llegó a esa conclusión por el frío que sentía en sus pies. Un frío placentero, sin embargo. Casi cálido. “¿Seré un reflejo o soy yo mismo?”. En ese instante, impreciso, inidentificable, recordó la vez en que Lucía lo invitó a ver una película de Tarkovski. Apoyó sus manos sobre sus rodillas. No estaba cansado, así que tampoco comprendió qué justificaba su postura. Se sintió como uno de los personajes de El espejo. “Soy yo a quien estoy viendo”. En aquel día blanco, la certidumbre derritió la duda. “Hola Rubén”. El hombre se incorporó, y un till up le reveló el origen de aquel susurro: “Lucía…”. Sobre el reflejo de la ventana, la imagen sobreexpuesta de aquel ser solitario comenzó a hacerse borrosa, traslúcida… hasta que finalmente desapareció…

 

Fotografía:De la serie “Transpuestos y reflectantes”
Autor:
Nelson González Leal (Maracaibo, estado Zulia, 1965). Escritor, periodista y fotógrafo venezolano.
Contacto:
http://www.nelsongonzalezleal.com

 

Juan Antonio González
juanantoniogonzalezf@gmail.com

(Leer en la revista)

#MontadoEnLaOlla | El mercado, la razón y los inmortales.

(Leer en la revista)

montadoEnlaOllaAgosto01

Detrás de mis visitas al mercado hay un sin fin de cosas, motivos que van más allá de la compra de ingredientes. Muchas razones para llegar a él, una y otra vez.

Siempre he creído que hay varias maneras de inmortalizar un hecho particular de la vida o a una persona o un amor.

Una de ellas es escribiéndolos. Relatando el sentir vivo, lo que hiere, lo que te hace sonreir, lo que te hizo correr al sol o a la penumbra. Apilar letras -una a una- es un arte que yo no domino pero me gusta lidiar con el. Me hace pensar que mi mensaje llegará, felizmente, a destino. Cada palabra termina por tener muchas más palabras en lo tácito de su significado porque llevan implícita lo que yo siento, al menos esa combinación de palabras que -con magistral mala intención- he elegido para que digan lo que quiero expresar. En la medida en que ese escrito sea leído, comentado, recordado, recitado por otros, estará perdiendo la capacidad de olvido y -por ende- de muerte. Por eso escribo.

La otra forma es, fotografiándolos, congelando momentos, reteniendo esas expresiones que -sabemos- la mente no olvidará, pero en el papel o en los pixeles se comporta como una extensión de la memoria. Es como sacar un trozo de tu recuerdo y ponerlos allí, al desnudo, para que todos vean lo que atesoras.

En el mercado me gusta fotografiar. Hago un retrato de los alimentos como si tuvieran vida propia, como si de ellos salieran sonrisas o regaños.

Quiero guardar por siempre la luz que -misteriosa- está en los mercados. No soy fotógrafo pero me gusta tomar fotos. Me gusta recordar a través de las fotos.

Aunque las fotografías se parezcan entre si (las que he tomado un sábado con las que tomé el domingo anterior), son diferentes, cada día es distinto y siempre se imprime esa pequeña parte que lo hace sin igual. Miro las fotos y regreso a ese momento como si volara en contratiempo.

El marchante y los tomates de estación, el frutero buscando que se vean bien bonitas las lechosas para que se nos haga agua la boca. Los ajíes y limones haciendo una obra de teatro, son los protagonistas. La gente por los pasillos, algunos vivos, otros dormidos, muy pocos en despedida, y millones buscando el mejor precio para sobrevivir a la economía. Todos están en esa foto. Todos están en estas letras. Ahora son inmortales.

Detrás de mi visita al mercado está, además, mi bienvivir.

Otras veces vuelvo al mercado para ver si la encuentro a ella, que también, hasta que yo muera, es inmortal en mi

Contacto:
http://pochogarces.com
@pochogarces
@recetasen140
@comidadesoltero

(Leer en la revista)

#Destacados | Jorge Piccini #ElGenioDetrásDeBEX

(Leer en la revista)

destacadosAgosto02

De seguro para muchos de ustedes el nombre Jorge Piccini no les hace click en su cabeza, mas no así el de BEX Magazine, la iniciativa de la cual es padre…

Jorge es una especie de genio, guardado en su botella por allá en lo mas al sur de Sur América, su Bariloche natal. Resulta muy interesante conversar con el y escucharlo decir de la manera menos modesta posible que su proyecto (BEX) es un pequeño aporte a la comunidad fotográfica y que en principio solo buscaba darle un espacio a los fotógrafos de Bariloche, pues de allí su nombre, de “Bariloche Expone”; pero en realidad BEX -a mi criterio- es uno los proyectos fotográficos más interesantes que están vivos actualmente, pues con las 23 ediciones de su revista, los libros publicados y las actividades auspiciadas, es el mayor repositorio de talentos fotográficos no solo de Bariloche, ni de Argentina, sino de Latinoamérica.

En BEX, Piccini ha hecho cosas tan geniales como números enfocados a una temática, números con temas varios y mas recientemente, números especiales dedicados a fotógrafos condensados por país.

El proceso de creación lo describe como “muy sencillo”, básicamente hace una convocatoria, “recibe y cura” el material, para luego dedicarse a la diagramación y regalarnos los espectaculares números a los que nos tiene acostumbrados. Algo muy importante, es que Jorge hace toda esta labor apoyado en un par de colaboradores y la única fuente de financiamiento es su pasión por este arte.

En su vida mas allá de BEX, es Diseñador Gráfico, Fotógrafo y Profesor Universitario.

Ademas de BEX, en conjunto con otros colegas de la región organiza La Feria de Libros de Autor, una iniciativa por demás interesante, que incluye entre sus actividades una “Huerta Fotográfica”, la cual consiste en imprimir fotos donadas por diferentes fotógrafos del continente, fijarlas a una vara de madera y “plantarlas” en un jardín y el día de la inauguración del evento, los asistentes pueden ir a la huerta y “cosechar” la foto de su preferencia como recuerdo de aquel día. Sin duda el potencial creador de Jorge es muy interesante.

Por lo pronto, sigue en su camino como editor de BEX y pensando en nuevas ideas e iniciativas cada día. Desde esta columna puedo predecirle que mucho éxito está por venir y de seguro en un futuro no muy lejano, Jorge Piccini será un nombre que dará mucho de que hablar.

Para quienes aún no conocen Bex Magazine, pueden visitar: www.bexmagazine.com

jorgePiccini
Jorge Piccini

 

 

Ricardo Arispe
@rarispe
ricardo.arispe@gmail.com

(Leer en la revista)

#LaCámaraErrante | Fotografía de viaje.

(Leer en la revista)

laCamaraErranteAgosto01

Las artes se parecen. Se complementan, y mi teoría es que las reglas que aplicas para escribir bien, funcionan también para hacer buena fotografía. En el caso que nos ocupa, me refiero a tomar buenas fotografías en tus viajes. Fotografías que cuenten una historia. La tuya y ¿por qué no? la de aquellos que te acompañaron. Las aventuras, los encuentros normales, extraños, agradables y los no tanto. Encuentros cercanos o lejanos. En fin, todo lo que sucede en un periplo de aquellos y que al regresar quieres contar. La idea es que lo refieras a través de tus fotografías.

De eso va a tratar este articulo. Nos basaremos en aquello que se estipula para escribir crónicas de viajes y lo adaptaremos al contexto fotográfico. Estoy haciendo la suposición de que eso es lo que quiere hacer quien lee esto y basándome en esa suposición paso a hacer mis recomendaciones:

Lo primero es: Haz tu tarea. Si creías que al irte de viaje y colocar en una maleta ropa caliente o no, ropa para hacer deporte o no, libros, regalos, cámara (¿en la maleta?), lentes, memorias, de repente un visor, laptop, cables, tener listo pasaporte, dinero, reservaciones hoteleras y todo aquello era lo único que necesitabas, pues estás equivocado. Si quieres tomar fotos que cuenten un viaje de forma interesante, no sólo tienes que tener en cuenta todo lo anterior sino que además, tienes que hacer una investigación detallada y minuciosa.

¿Vas a visitar Paris? ¿Cuáles son los lugares emblemáticos? ¿Te interesa el Louvre, los Campos Elíseos? Si tu respuesta es positiva entonces tienes que revisar qué fotografías han hecho otros antes que tú y decidir qué tipo de imagen quieres hacer. ¿Quiere simplemente registrar el momento como recordatorio para, digamos, saber que estuviste? ¿O de repente sabes que la Torre Eiffel es ese algo que de seguro te impresionará hasta quitarte el sueño? Tendrás entonces que buscar el ángulo correcto; ese que le muestre a tus “lectores” que ese monumento en particular hizo “¡¡wow!!” en ti y la mejor manera de lograr eso es ver el efecto que produjo estar ahí a otros fotógrafos y cómo resolvieron ese reto. Puede que no te inspiren sus imágenes pero al menos ya sabrás cómo no hacer esa toma en específico. De las cosas que no nos gustan también aprendemos y tu mente tiene que estar abierta a decir: “Bueno, he visto estas fotografías de Ansel Adams y estas otras de Robert Capa; no me impresionan demasiado. Lo haré diferente. ”

El hecho es que te recomiendo ampliamente ir a Google y mirar imágenes hasta que los ojos se te pongan cuadrados y tengas que usar lágrimas artificiales porque los condenados se sienten como lijas al cerrarse de tanto tiempo que estuviste al frente del monitor. Eso vale tanto para un viaje como para inspirarte en tu trabajo cotidiano.

Todo esto no significa que tendrás planeado tu excursión fotográfica hasta el último de los detalles. La espontaneidad y la captura del momento es algo no solo deseable, sino mandatorio, pero el tener imágenes de otros dentro de tu cerebro puede ayudarte en esos momentos en que estás, por decirlo, en Picadilly Circus y casi te atropellan y haces un inconsciente download de ese contenido y muy probablemente como resultado, no sólo tuviste la inspiración sino la presencia de ánimo suficiente para hacer algo distinto.

Un “buen cronista” es curioso, observador, sabe que una imagen (y aquí entro en modo cliché) “vale mil palabras” y tiene que estar con las antenas bien puestas todo el tiempo; No debe tenerle miedo a ser voyerista, a entrometerse un poco en la vida de los demás, a buscar situaciones de alguna manera insólitas; atreverse a conversar con el desconocido; a salir de su zona de confort, a volver una y otra vez al mismo sitio hasta conseguir lo que quiere y ya que me metí con aquello de volver al mismo sitio, quiero introducir,

saltándome los órdenes establecidos en mi planificación, otra regla: Aléjate de tu grupo.

Eso suena un poco duro. Pero a menos que vayas en una expedición netamente fotográfica, si viajas con tus amigos y/o familia van a querer hacer una fogata con “!ese maldito aparato!” mientras bailan alrededor de las llamas muy poco después de haber llegado a tu destino soñado. ¿Qué hacer? Levántate más temprano que todo el mundo y sal con tu cámara. Tómate hora y media y ve con calma sabiendo que no tendrás fotos borrosas culpa de la licuadora en la que se convirtió el autobús en la que todos iban conociendo la ciudad. O disfruta de la tranquilidad de no tener a tu pareja pidiéndote que te apures que ya los demás están tres o cuatro cuadras adelante y “caramba, esta calle no era. ¿Viste? Nos dejaron atrás porque tienes ese aparato pegado al ojo y ahora ¿que hacemos?, ¿tienes euros para tomar un taxi? ¿Queeé? ¿No sabes cuál es el hotel?” Bueno. Ya sabes lo que sigue.

Sólo levantándote muy temprano en la mañana y sacrificando tus amados huevos benedictine puedes tener la calma necesaria para que tus ojos entren en calor. Tómate tu tiempo para esos momentos en que sacas la cámara, tienes todos los parámetros listos, el lente es el correcto y una luz buenísima, esos momentos en que tus ojos saben que salieron a trabajar y que pueden ser interminables; sólo cuando a ellos les da la gana de funcionar fotográficamente puedes captar cosas interesantes para ti, como las imágenes que acompañan este artículo, que tomé después de merodear cerca de veinte minutos sin que nadie ni nada interesante se presentara.

Para cerrar y en línea con eso de atreverse a salir de tu zona de confort, Kavafis y su poema “Itaca”:

Cuando emprendas tu viaje a Itaca
Pide que el camino sea largo
Lleno de aventuras, lleno de experiencias.
No temas a los lestrigones ni a los cíclopes
Ni al colérico Poseidón,
Seres tales jamás hallarás en tu camino,
Si tu pensar es elevado,
Si selecta es la emoción que toca tu espíritu y tu cuerpo.
Ni a los lestrigones ni a los cíclopes
Ni al salvaje Poseidón encontrarás,
Si no los llevas dentro de tu alma,
Si no los yergue tu alma en ti.

Hasta la próxima.

Contacto:
Mariflor.cruz@gmail.com

(Leer en la revista)

#TuEnergía | La fotografía como reflejo de las emociones.

(Leer en la revista)

tuEnergiaAgosto2013

Un salón con unas 20 personas aproximadamente, todas con la cabeza repleta de expectativas sobre esta nueva experiencia que han decido vivir. El profesor pregunta a cada uno su nombre, profesión y el motivo que les llevo cursar aquel taller. Para mi sorpresa ¾ partes de los alumnos están hartos de la vida que llevan y buscan darle un giro a través de la fotografía, curiosamente la mitad de estos ¾ son abogados,  el resto son amas de casa, divorciados… y finalmente yo, que soy ingeniero.

Inicialmente, prefieres no darte cuenta de estas coincidencias, pero luego no puedes hacerte de la vista gorda, cuando comienzas a interactuar y percibes que la mayoría de los fotógrafos de tu entorno llegaron a la fotografía a través de una experiencia que marcó su vida, ya sea una enfermedad, una separación, un despido, una renuncia o simplemente la búsqueda de oxigeno en una vida tóxica y desgastada.

Muchas veces hemos escuchado que la fotografía es el reflejo de la persona que la hace, pero mas allá de su reflejo ésta representa aquello que el fotógrafo no se atreve a vocalizar, sus miedos, ira, ansiedades, angustias, etc. De esta manera la fotografía se convierte en terapia cuando de manera inconsciente se cuelan a través de las imágenes nuestros malestares o aquellas cosas no resueltas que llevamos en nuestro subconsciente.

Profundizar y tomar conciencia del estado interior, cuando se realiza un trabajo fotográfico, permite darle voz a aquello que no nos atrevemos a reconocer. Inclusive si somos conscientes de algún aspecto particular que queremos cambiar en nosotros mismos, pudiéramos transformarlo en un proyecto fotográfico y comenzar un proceso de sanación y de compresión propia.

Fotografiar se transforma entonces, en un ejercicio intimo de exorcismo que nos permite exteriorizar de manera creativa aquellas cosas que nos generan malestar, dando paso a un nuevo estado de renovación y paz interior.

El ejercicio fotográfico también puede tornarse en una practica de meditación que nos permitirá acceder a aquellas cosas se no nos gustan, para verlas de frente, reconocerlas e integrarlas resolviendo así conflictos emocionales que van a reflejarse en bienestar físico y en fortalecimiento de nuestra estabilidad mental.

Si se hiciera el ejercicio sencillo de revisar los trabajos fotográficos a través del tiempo, pudiéramos detallar la vida interior de la persona y hasta se podrían inferir las transformaciones emocionales y espirituales que han experimentado. Esto fue notado por el Dr. hematólogo Carlos Canal, el cual transformó sus consultas médicas con pacientes de leucemia y cáncer en un intercambio fotográfico; estas terapias fotográficas pasaron a ser terapias complementarias cuando permitieron a los pacientes conectarse con ellos mismos y comenzar a expresar sus sentimientos acerca de la enfermedad.

Ahora que el fanatismo por las fotografía ha ido en crecimiento, podemos darle un nuevo aspecto con un valor real, dejar a un lado el ego, utilizar herramientas como instagram y el facebook como un medio congruente de comunicación y expresión creativa, a la vez que iniciamos un proyecto maravilloso con aquellos aspectos que tenemos encerrados en el baúl del olvido y nos mantienen atascados en posiciones de victimas que no nos dejan avanzar en nuestro camino de realización personal. Un buen indicio sobre lo que pudiéramos trabajar es pensar en aquello que nos genera malestar y detona nuestros estados de ira, miedos, depresiones, etc.; pues esto es precisamente un mapa que nos permitirá llegar a reconocernos a nosotros mismos, integrar aquello a lo cual estamos haciendo resistencia y abrazar nuestra obscuridad para relevar nuestra luz.

Contacto:
tiradog@gmail.com
@reikienelparque

(Leer en la revista)

#Portada | Transgénero

(Leer en la revista)

portadaAgosto201301

Diomar Gutiérrez nació en Machiques, estado Zulia. A los 8 años se dio cuenta que no le gustaba jugar con los varones de su colegio. A los 12, solo jugaba con las niñas. A los 16, le confesó a su mamá que le gustaban los varones y que soñaba con ser mujer. A los 17, empezó a tomar hormonas femeninas por su propia cuenta, sin supervisión médica. Hoy, Diomar se llama Brithany, y ya casi ha cumplido su sueño.

Luego de retar a sus padres, familiares y amigos, y de enfrentarse a los prejuicios de un pueblo del interior del país por su firme determinación de ser mujer, Brithany se vino a la capital en busca de mejores oportunidades. Llegó con 18 años al Nuevo Circo, donde su amiga Michelle la esperaba para ubicarla en una pensión en los alrededores de la plaza La Concordia, en pleno centro de Caracas.

Pasó un par de meses aprendiendo el oficio de peluquera, pero no le fue nada bien. “Los cobres están en la calle”, le dijo su anfitriona. Esa misma noche, Brithany se puso su mejor vestido, sus tacones de 16 centímetros y se fue con Michelle a conocer “La Libertador”. En apenas unas horas logró reunir más dinero de lo que había ahorrado en toda su vida. A los 15 días de trabajo, tuvo suficientes “cobres” para cubrir los gastos de una operación estética de implantes mamarios, y al siguiente mes, fue intervenida quirúrgicamente para la colocación de implantes en los glúteos.

Por su delgada contextura, el efecto de las hormonas se hizo notar pronto. Su voz se hizo menos gruesa, su barbilla se perfiló, sus pómulos se levantaron y su cabello se hizo más largo y radiante, que al combinar con unos lentes de contacto de color verde esmeralda, la hicieron lucir como una perfecta mujer.
A pesar de haber intervenido su cuerpo estéticamente, dice que aún no está preparada para una operación de cambio de sexo.

portadaAgosto2013

Hoy, Brithany tiene 21 años y gana alrededor de 3.500 bolívares por noche. Trabaja solamente tres veces por semana. No le gusta hablar de su infancia, se muestra evasiva y su mirada se pierde apenas la recuerda.

Cuando va de visita a Machiques, aquellos que la molestaron durante su adolescencia hoy le dan la bienvenida y la saludan con un beso en la mejilla.

Roba miradas por donde camina, los hombres la miran con antojo aunque dudosos. Las mujeres lo hacen con sentimientos encontrados: entre la contrariedad, la desaprobación y la envidia.

Almuerza todos los días en la misma tasca cercana a su casa, alrededor de las cinco de la tarde, después de haber dormido casi 12 horas durante el día. No le teme a la noche, aunque ha sido víctima de insultos y golpes. Se ha propuesto hacer uso de las redes sociales y páginas web ofertando sus servicios para ubicar a sus clientes y así dejar la calle.

Las estadísticas están ahí: cada mes mueren dos transexuales por armas de fuego. Muchos de esos ataques son perpetrados por individuos que transitan en vehículos. Los hechos permanecen impunes ante la justicia venezolana.

Con su acento maracucho y su aparente fragilidad física, Brithany es una de las “chicas” más solicitadas del sector. En una de sus mejores noches, llega a ofrecer sus servicios a hasta diez clientes.

De día, sigue pretendiendo ser mujer, no calza sus 16 centímetros, sino más bien unas zapatillas sin tacón, jeans y franela, en contraste con los vistosos atuendos que usa en las noches de trabajo.

Sus rasgos masculinos se evidencian sin la oscuridad de la noche y sin el uso abundante de maquillaje. Su incipiente barba y su rasurado pecho le recuerdan todos los días que no es mujer.

portadaAgosto201302

La avenida Libertador, una de las principales vías de comunicación de Caracas, cambia su apariencia del día a la noche. Bajo la luz del sol, es una arteria vial

permanentemente congestionada. Movida y ruidosa. De noche, es el lugar habitual donde la prostitución, en todos sus géneros y expresiones, cobra vida hasta que amanece. Un ciclo que pareciera no culminar jamás.

Ha sido la única zona de tolerancia aceptada por las autoridades y comunidades en general, llegando finalmente a compartir entre el ir de venir de los vehículos y el eterno caminar de las trabajadoras sexuales.

No se sabe con certeza cuándo fue que el primer tacón transexual piso esta avenida. Sin embargo, se tiene registro de que ya para finales de los años 80, se comenzaban a dejar ver las precursoras de este oficio.

Hoy en día, las personas como Brithany reclaman sus derechos ante una sociedad machista y llena de prejuicios. Ese mismo machismo que sale de noche a contratar sus servicios.

Ella y sus colegas buscan que nuestras leyes sean modificadas permitiendo su cambio de género y nombre. Países vecinos ya han aceptado esta realidad. Venezuela es uno de los pocos que aún se niega a aceptarlas.

Rómulo Avendaño
@romulex / www.romulex.com

(Leer en la revista)

#UnCuartoParaLasTres | Revelaciones karmáticas.

(Leer en la revista)

La primera vez que entré a un cuarto de revelado, era mi primera práctica de fotografía y solo pensaba en tres cosas: primero, que a ningún saboteador se le ocurriera abrir el cuarto, ya que se ganaría un saludo a “su madre” y yo un cero en la materia; segundo, que usar una cámara prestada pesaba más que la cuota vencida del semestre; y tercero, que tendría que revelar el rollo de mi compañera (y dueña de la cámara) Laura Patricia, a quien cariñosamente y sin que ella lo supiera, le decía LAPA, ya que siempre pensé que mi ascendente criollo astral era un cachicamo y que debía devolver los favores haciéndole el trabajo a los demás.

Laurita no se decide entre ir a comer pizza o pasarme el papel para hacer la hoja de contactos, por lo que le recomiendo que mejor vaya a comer su ensalada para no romper la dieta, pero que antes me pase los negativos que vamos a ampliar. Falta poco para terminar la clase y me estresa el no saber a qué tamaño debo ampliar o cuánto debo exponer, que se me dañe el papel, que la mujer no se coma la ensalada… en fin, solo quería obtener al menos una foto decente y seguir por el mundo con la rebeldía de capturar la vida en mi compacta de no sé cuántos megapixeles mientras los profesores se curtían entre la sal de plata y el fijador.

Producto de una revelación (bueno, literalmente, lo fue) o una conspiración karmática, cuando la luz empezó a hacer efecto sobre el papel, una imagen se me hizo familiar: chaqueta oscura, sombrerito de gamster y ese saxo; estabas tú en la foto, igualito que cuando te dejé de ver. Desde niña me había preparado por si se me aparecía la virgen María o el Silbón, pero verte en el papel después de tanto tiempo era como si me salieran los dos al mismo tiempo.

No sabía a quién deberle el honor de tu presencia en mi bandeja de positivos diez años después. Solo supe que la próxima vez revelaba mi rollo impregnado de florecitas silvestres y perritos corriendo, en vez de conseguirte en la cámara de otra persona, aunque paradójicamente, debo aceptar que eso de conseguir fotos que no queremos en las cámaras de otros ya es algo perfectamente normal.

Mientras me debatía entre dejar pasar más la luz para quemar lo que veía, o si poner a escurrirte en la zona de secados, se hacían las 2 de la tarde. Me sonaba la barriga y pensaba que la pizza hawaiana era tu favorita, porque te encantaba el sabor de las ruedas de piña con la salsa de tomate; no entendía por qué seguías usando esa chaqueta que te regalé por culpa de mi mamá en tu cumpleaños, o por qué todavía no entendías el significado de la palabra “Gel de cabello” y dejabas a un lado aquel sombrero. Quería preguntarle a LAPA por tu procedencia, pero no hubo tiempo para armar la pregunta cuando ella me dijo: “El de la foto es mi nuevo galán”.

En ese cuarto nos volvimos a encontrar. Ahora éramos 3 conocidos: nosotros en el pasado y ustedes en el presente. ¿Estaríamos los 3 en el futuro?, solo sé que dejé escurriendo los recuerdos en la zona de secado, mientras me preparaba para revelar una copia más de tu foto.

“Son un cuarto para las 3”, me dijo Laurita. Ya me tengo que ir…

unCuartoParaLasTresAgosto2013

Contacto:
yosselynn@gmail.com
@yosselynn

Fotografía:
Ricardo Arispe, de la serie #WalkingParís
Ricardo.arispe@gmail.com
@rarispe

(Leer en la revista)

#Mundo2.0 | Visual Marketing en Instagram

(Leer en la revista)

mundo20Agosto2013

 En los últimos meses he notado que estamos frente a una nueva tendencia, el visual marketing. El 90% de lo que el ser humano recuerda es de tipo visual, es por ello que desde que nació Instagram el 6 de Octubre del 2010, esta aplicación ha revolucionado a los usuarios y algunas marcas que han decidido incorporar esta plataforma en su estrategia de Marketing. Muchas otras se lo están pensando y deberían decidir implantarla cuando antes, ya que Instagram se considera el Twitter de las fotos y es la Red Social con mayor crecimiento de la historia, pues representa la mayor evolución de la fotografía de los últimos años.

Instagram es la primera Red Social exclusivamente móvil, además de una evolución social y fotoperiodística. Con ésta nace un nuevo estilo de comunicación, por lo que las marcas no pueden dejarla pasar por alto.

¿Qué nos aporta Instagram en una estrategia de Marketing de Contenidos?

Visual engagement.
¿Cuántas veces hemos escuchado la frase que una imagen vale más que mil palabras?. Las fotografías pueden contar una historia, y la mayoría de las veces más rápido que las palabras. Según las estadísticas, las imágenes generan el doble de interacción que las publicaciones en texto. Según mi humilde experiencia, en Instagram se logra mayor fidelidad que en Twitter o Facebook.

Brand personality.
Una poderosa forma de comunicar es con la imagen visual de una marca. Todo transmite, los colores, la tipografía, el estilo y más. A través de imágenes podemos comunicar los valores y creencias de una marca. Pero se debe tener cuidado en no ser invasivos, hay una línea muy delgada entre promocionaros y saturar con nuestras publicaciones. Es propicio recordar que la publicidad tradicional suele ser negativamente reiterativa y no podemos permitir que la publicidad en redes sociales lo sea también.

User generated content.
Instagram es una perfecta Red Social para que los clientes generen contenido de una marca e incrementen el brand awareness. Además, sí logramos generar una buena estrategia motivacional para que la comunidad de la marca produzca el contenido de ésta, podríamos usarlo dentro de nuestro plan de publicaciones, lo cual nos aporta múltiples beneficios:

– Fidelidad por parte de nuestra comunidad.
– Se ahorra tiempo en la planeación y ejecución de estrategias de marketing de contenidos.
– Aumenta el alcance y por consiguiente la visibilidad de nuestra marca.

Ya sabemos que Instagram es un buen aliado para nuestra comunicación, pero ¿Cómo empiezo en esta Red Social? ¿Tiene sentido? ¿Cómo la integro en la estrategia de marca? ¿Qué objetivos quiero conseguir? Todas estas preguntas nos las tenemos que plantear antes de lanzarnos en “otra Red Social más”. Para ello deberás:

– Definir objetivos a corto y largo plazo.
– Establecer KPI’s.
– Definir una estrategia de contenido.
– Definir cómo transmitir los valores de la marca.

Instagram puede ayudar a comunicar los valores de tu marca a nivel visual, pero debes tener claro que no es para todos y menos sin estrategia. Una vez decidas estar en una plataforma social debes alimentarla de contenido y ser constante con las publicaciones. Es una Red Social, y su principal característica es la instantaneidad, la inmediatez.

Curiosidades que debes tener en cuenta:

– Sólo puedes registrar 8 cuentas de Instagram desde un dispositivo móvil (esto lo deben tener en cuenta todos los Community Managers que gestionan varios clientes).

– Con Instarepost puedes hacer un “retuit” de una foto en Instagram respetando la autoría del fotógrafo.

– Con Isntadesk puedes gestionar varias cuentas desde tu Mac, pero publicar fotos sólo lo es posible desde un dispositivo móvil.

– Con herramientas como Statigram, Nitrogram y Simply Measured, puedes obtener interesantes estadísticas de tu actividad en Instagram

Y tú, ¿utilizas Instagram para comunicar visualmente tu marca?

Contacto:
cesargc@gmail.com
@co_cinero

(Leer en la revista)

#LaCantina | Escrúpulos y Profesionalismo

(Leer en la revista)

Hoy les hablamos de una imagen ganadora de los premios Suecos de Fotografía hace unos años, en donde el fotógrafo Paul Hansen fue galardonado con el primer premio.

laCantinaAgosto201301

En esa imagen se muestra una niña haitiana de 15 años, herida de muerte en la cabeza al tratar de llevar consigo unos cuadros robados los días siguientes al devastador terremoto que afecto a ese país caribeño.

Ese mismo día, otro fotógrafo de nombre Nathan Weber, se encontraba en el mismo lugar y en el mismo momento que Hansen registrando la escena desde otro punto de vista.

Su foto no fue galardonada como la de Hansen, pero logro captar el momento en que siete fotógrafos hacían la misma foto del cuerpo sin vida de la niña haitiana.

Estas imágenes nos dejen con mas preguntas que respuestas sobre nuestra profesión y lo que queremos mostrar.

¿Cuando cruzar esa delgada línea que divide el querer informar y nuestros escrúpulos? Es evidente que ninguno de estos colegas, o nosotros mismos en esa escena, hubiéramos podido hacer algo por revivir a la niña en medio del caos de un terremoto devastador.

Muchas veces somos juzgados por estas imágenes, pero definitivamente alguien tiene que lavar los platos sucios.

¿Falta de escrúpulos al intentar captar el mejor encuadre sin importar que es un cadáver lo que esta en el suelo, o profesionalismo al hacer el trabajo?.

Cada uno sacara sus propias conclusiones.

@elcantinero

(Leer en la revista)

¿Quieres responderle al cantinero ?

¿ Quieres proponer un tema ?

elcantinero@detodounfo.co
http://twitter.com/elcantinero

¡ hablemos de fotografía !.

#CaféConFoto | Del Café y los fotógrafos…

(Leer en la revista)

cafeConFotoAgosto2013Recientemente (de unos años para acá) en Venezuela se ha puesto de moda el mundo gastronómico. Creo que es una válvula de escape al día a día, la cotidianidad, a los problemas políticos-sociales-económicos-familiares etc. Y ahora todos somos sommeliers, chefs, panaderos, pasteleros, y parece que hasta baristas.

Todo coincide además, con la masificación de las redes sociales, donde todos queremos ver, y dejarnos ver. Queremos “lucir” nuestros panes, tortas, vinos costosos, copas llenas, y ahora, cappuccinos.

Llevo ya 3 años dando mis cursos de barismo, y en este tiempo, ya han pasado más de 2000 personas, que llamo “evangelizados”. Ya es un material humano variopinto, y claro, que los fotógrafos están siempre presentes. Fotógrafos profesionales, principiantes, e incluso fotógrafos de celular. Creo que se unen varias pasiones. Todo es un arte, un disfrute, un goce, sensibilidad humana.

Todo es fotografiable, pero en mi caso en particular, el café es algo que se debe inmortalizar, y créanme, en cada extracción, hay un mundo de colores, texturas, reflejos, tonos, que vuelven loco a los apasionados. Conozco muchísimos fotógrafos, y todos los he encontrado detrás de una taza de café. Algunos son hartos tomadores de espresso. Otros no discriminan, mientras que haya café en la taza. Otro grupo son “cappuccino lovers”, y se dedican a postear en INSTAGRAM las novedades del latte art. Todos, tenemos en común el oscuro elixir.

Ahora, hay algunos iluminados fotógrafos que quieren ir más allá de la taza. Y ese es el grupo de los consentidos. Los que se sensibilizan con el café a profundidad. Los invito a ver y entender el tostado. Inmortalizan el cambio de colores en el pasar de los minutos, la tostadora en movimiento, el proceso de enfriado del café. Ese grupo se enamora, al punto, que me piden ir al “campo” y ver los cafetales. Con algunos hemos tenido suerte, y hemos podido retratar los cafetos en floración. Una experiencia realmente única, viva, contacto con la naturaleza. En la época de recolección, hay lista de espera, todos quieren teñir los lentes con el rojo de la cereza madura, y las manos del agricultor cosechando. Quedan en la memoria las imágenes de las cestas llenas de café, y las manos llenas de tierra.

Por el contrario, hay otros que les apasiona plasmar la esencia humana, la del barista. La de la persona preparando café. Al frente de una máquina de espresso, moliendo café fresco, calibrando un molino, o sencillamente colando café en una media. Hay que rendirle tributo a la persona.

También hemos tenido la experiencia de los que les gusta fotografiar personas tomando café. Esa parte anónima. Distante pero intensa. Una pareja sentada compartiendo café. Unas amigas contándose historias sentadas en una mesita. Un anciano mojando pan en un pocillo de café negro. Unos campesinos tostando café en pailas.

El café lo prepara una persona, más allá de la maquina o aparato. El café es bebido por personas.

A cualquiera de estos grupos, se les agradece el trabajo, ya que están llegando a mucha gente, y la pasión por el café se está desatando “gráfica y visualmente”. Sería interesante poder compartir el aroma, y será una toma perfecta.

La euforia ha sido tal, que se han gestado varios concursos de fotografía en función al café. Desde el conlechito en vaso plástico de la panadería, hasta las tazas más elegantes y refinadas. Desde el grano de café, hasta un espresso perfecto.

Espero sigamos sensibilizándonos con el café, y vaya una taza bien llena a todos los que compartimos esta misma pasión…

“Café y Vida”

http://carbonespresso.com/

(Leer en la revista)