#Editorial | Marzo – Abril 2.014

(Leer Edición Marzo / Abril 2.014)

Tenemos que despejarnos…

Todos estamos agotados, al menos yo lo estoy, el nivel de conflicto está elevándose más allá de lo tolerable. ¿ Qué nos está pasando ?…

Necesitamos refrescar el ojo, la cabeza… son demasiadas imágenes dantescas todos los días, necesitamos parar, encuadrar, enfocar, pensar un poco…

No hablo de dejar la lucha, no hablo de dejar de opinar, hablo sencillamente de tomarnos un pequeño “brake”.

Con esta edición pretendemos regalarles un respiro, pretendemos ayudarles a recordar que existe otro temas de conversación y otros intereses, más allá de la crisis y los cientos de problemas que como sociedad tenemos que afrontar en estos tiempos.

Este número va dedicado a todos aquellos quienes hoy día se encuentran preocupados, desorientados, distraídos, a todos aquellos quienes sienten que su musa se ha perdido…

Ricardo Arispe.

DeTodoUnFocoMarzoAbril2014

 

#Editorial | Marzo-Abril 2.014

Ver en la revista (Recomendado) 

Tenemos que despejarnos…
Todos estamos agotados, al menos yo lo estoy, el nivel de conflicto está elevándose más allá de lo tolerable. ¿ Qué nos está pasando ?…

Necesitamos refrescar el ojo, la cabeza… son demasiadas imágenes dantescas todos los días, necesitamos parar, encuadrar, enfocar, pensar un poco…

No hablo de dejar la lucha, no hablo de dejar de opinar, hablo sencillamente de tomarnos un pequeño “brake”.

Con esta edición pretendemos regalarles un respiro, pretendemos ayudarles a recordar que existe otro temas de conversación y otros intereses, más allá de la crisis y los cientos de problemas que como sociedad tenemos que afrontar en estos tiempos.

Este número va dedicado a todos aquellos quienes hoy día se encuentran preocupados, desorientados, distraídos, a todos aquellos quienes sienten que su musa se ha perdido…

Ricardo Arispe.

Ver en la revista (Recomendado) 

#ArteXArte | Aprender Mirando

Ver en la revista (Recomendado) 

Curiosidad, Aprender Mirando

Si algo debemos rescatar los adultos de los niños es la curiosidad, explorar, investigar y aprender es esencial para tener una vida adulta bien llevada. La curiosidad nos impulsa, nos da una visión mas abierta de la realidad, del día a día, nos motiva a observar e imaginar.

La curiosidad es una manera de mirar, es aprender, ver desde el ángulo del conocimiento, es potenciar nuestro intelecto para hacernos mas creativos. Ser curiosos nos ayuda a explotar nuestras sensibilidades, a ser mas imaginativos y a querer seguir llenándonos de cosas o circunstancias interesantes a nuestro alrededor que potencien y beneficien nuestra vida.

La curiosidad es caminar por la vida con los ojos abiertos y los sentidos despiertos, cuando somos curiosos nos llenamos de vida cada vez que algo despierta nuestro interés.

Como fotógrafos la curiosidad forma parte de nuestro ser,  descubrir el mundo desde el lado de la observación y el interés por cosas que otros no se permiten ver es parte de nuestro ejercicio diario para poder expresarnos.

Desprendernos de vez en cuando del mundo agitado en el que vivimos, ser menos repetitivos y detenernos a ver, escudriñar, estar, es parte esencial de nuestra carrera. Es seguro que aunque no obtengamos una imagen en ese momento, esa situación,objeto o persona  que llamo nuestra atención nos va a impulsar a encontrar una idea para una nueva imagen, darnos cuenta de los pequeños o grandes detalles, sentir la atmósfera del ambiente que nos rodea, buscar ese matiz que no todos ven, nos da la capacidad de hacer fotografías que expresen sentimientos y además nos permite una vida mas placentera.

Aprende a ser curioso, mirando te sorprenderás.

www.sparkstoremember.com
Instagram: sparkstoremember
Facebook: Sparks to Remember
Twitter: @Sparks2remember

Ver en la revista (Recomendado) 

#MontadoEnLaOlla | Del crepúsculo al acaecer

Ver en la revista (Recomendado) 
Del crepúsculo al acaecer

El tiempo me ha mostrado que cada momento es perfecto, aunque –hablando del tiempo– quizá deba decir “relativamente perfecto”. Los colores cambian ante nuestros ojos de acuerdo al tiempo que dure expuesto a la mirada. Son pequeños cambios. Casi imperceptibles. Son matices y, en algunos casos, ilusiones.

La luz, esa cosa etérea y maravillosa que casi todos conocemos pero que no sabemos exactamente qué es, incide también en nuestra percepción del color, también relativa al tiempo. Se dice que la luz es el “agente físico que hace visibles los objetos” o aquella “claridad que irradian los cuerpos en combustión, ignición o incandescencia”. Los filósofos pueden verla como el comienzo, el origen, el inicio. Para los religiosos y creyentes es símbolo de pureza, de lo divino, lo venido del cielo. Los estúpidos la nombran porque otros lo han hecho. Los payaso se sienten, tristemente, iluminados por ella. Para los “copycat” es un imposible. Los olvidados la buscan para recordar. Puede que la luz esté asociada a todas esas cosas juntas. Puede que sólo sea ausencia de oscuridad o exceso de belleza. No lo se. Es luz, como la de las bombillas, como la de los faros de los puertos que procuran —en cada giro— 12 segundo de oscuridad, como la que nace en la pantalla de proyectores de cine, la que irradia el sol, la que esconde mi tatuaje, la que fotosintea (no se sí existe esta palabra, pero me gusta) a mi limonero y mi árbol de granadas.

Los científicos estudian el comportamiento de la luz, sus características y sus manifestaciones. Ese estudio es lo que los físicos llaman “óptica” y ese vocablo, también es usado en fotografía para referirse al “lente”. Me gusta el origen de esa palabra porque proviene del latín “lentis” que quiere decir “lenteja”. Me gustan las lentejas. Son mágicas.

Los crepúsculos son un buen intento de la naturaleza para mostrarnos que hay cosas más grandes, hermosas y complejas que nosotros mismos. También son oportunos actos para relacionar el tiempo, la luz y el color (incluido el matiz) en una sola fórmula inimitable.

La luz, justo cuando cae el sol, haciendo uso de sus propiedades (refracción, absorción, reflexión, dispersión, propagación, difracción, polarización), entra en contacto con las partículas de polvo (de diferentes materiales y densidades) y las de vapor de agua que, gracias a corrientes de aire –formadas por cambios bruscos de temperatura– se mantienen flotando en un espacio incalculable. En el Estado Lara de Venezuela ese “espacio incalculable” se sitúa entre El Tocuyo y Quíbor, pueblos que por gracia divina se convierten en una pantalla holográfica, en donde todas esas propiedades de la luz solar producen una paleta de color que hacen del cielo una obra de arte y va cambiando a medida que el sol se oculta, que corre la brisa, que se mueven las nubes. La gama puede pasar de un negro azul a un naranja vivaz. Puede durar segundos en nuestros ojos y –tal vez– años en la memoria.

Pero los que saben de crepúsculos, por lo general, nada saben de estas intimidades físicas. No las necesitan. Sólo se necesita tiempo para ver cómo acaece y cómo se guarece el sol tras la falda del horizonte.

Nací en una ciudad tarantinezca. Le llamo así porque en Barquisimeto los crepúsculos son gratis, los árboles pierden las hojas a destiempo (como yo) y se convierten en dendritas, la caída del sol tiene banda sonora, los edificios se hacen parte de la foto y a veces interviene la luna en forma de hamaca, de sonrisa o de guiño pícaro.

A ratos es sólo la fantasía de un guión de cine la que me hace creer eso. Tal vez sea tan simple como mi necesidad infantil de estar sentado junto a Ella a esa hora del día en que la luz marca el ocaso, entonces su recuerdo es real, profundo, casi palpable.

Ante un crepúsculo barquisimetano apenas hay sombras y la vida que alcanzo a mirar se convierte en una especie de caleidoscopio steadycam.

También hay vampiros y otras criaturas acrónicas que te sacan la sangre y te muestran la lengua, hay portales mágicos en la entrada de los bares y los relojes giran (los que tienen aguja) a otra velocidad (más lenta).

Andar el camino del día para esperar la hora crepuscular es como sentarme en una sala de cine a vivir otras historias, como usar otros nombres.

“Pelea ahora, llora después”

http://pochogarces.com
@pochogarces
@recetasen140
@comidadesoltero

Ver en la revista (Recomendado) 

#UnCuartoParaL@sTres | Violeta

Ver en la revista (Recomendado)

Violeta

Esta es la historia de mis dos madres: la que me crió y la que me parió. De la que me enseñó a comer y la que me invitó a soñar. Una, la que me educó para ser disciplinada, y la otra, la que me impulso a trabajar por lo que quiero . He vivido honrandolas, cada día,  haciendo que se sientan orgullosas, dandoles merito a lo que han hecho de mi.
Cuando era pequeña, me gustaban las acuarelas, pero los colores primarios eran los que siempre se agotaban mas rapido. -¿Por qué no pruebas a mezclar?, me animaban. Y así, nacía el verde, el naranja y el violeta, el que más me gustaba. Aún cuando se acabaran los colores, siempre había una manera de que existieran, y por eso las pintaba a ellas con mi color preferido, el que me recordaba a su pintura de uñas o a su labial; quizás a una blusa vaporosa o a un par de tacones. El violeta era mi mundo con ellas y sin ellas.
A las dos les digo “mamá”; todavía vivo con ambas y aunque a veces es difícil identificarlas, parece que cuando las llamo, cada una sabe quién es. A veces les hablo por su nombre propio y se sienten ajenas, por lo que continúo con ese juego infantil de mimetizarlas, aún cuando cada una acepta su rol. Ahora , ya mayor, una me ha enseñado a cocinar y la otra a saber con qué hombre no me debo meter;dos cosas tan importantes como fundamentales para una mujer a la que ya se le olvidó pintar.
Desde hace un tiempo para acá, soy una paria en mi propia casa. No sé cómo hablar, no sé a quién defender. Soy una sombra que aturde con su silencio. En mi casa ya no hay espacio para los restos de acuarelas de la primaria , solo hay colores primarios que ahora  lo manchan todo. Ya no puedo ser violeta, ahora me toca escojer un color.
Vivo con una mamá viuda y una mamá soltera, donde dos partes de mi hogar se desconocen, donde quisiera prender un caucho en la puerta del baño, pero prefiero pedir la bendición.  Vivo en Narnia y en la Ciudad de la Furia, y no me gustan ninguna de las dos, porque desde que tuve que ver a mi mamá de rojo y a mi mamá de azul, se me olvidó pintar.
Deseo a volver a ver los colores del lugar de donde vine y en el que creci. A enseñarles a los hijos que quisiera tener, un lienzo en el que no se hagan daño ni se desconozcan. El lugar que con respeto, con amor, con rojo y azul, podamos hacer nuevamente el violeta.
Amo a mi mamá,  y a mi mamá,  porque aún cuando tristemente trato de ser gris para no dañarlas, hsn sido mucho más que toda la caja de mis acuarelas.

yosselyn@gmail.com
@yosselynn

Ver en la revista (Recomendado)

#ElOjoQueMira | La fotografía en tiempos de crisis.

Ver en la revista (Recomendado)

El documento inmediato: La fotografía en tiempos de crisis.

Decía la gran Susan Sontag que “Las fotografías les confieren importancia a los acontecimientos y los vuelven memorables”, lo que podría convertir a los fotógrafos en observadores por excelencia del mundo que les rodea. Pero sucede que una fotografía no es solo la mirada sobre lo que nos rodea, sino su interpretación. De manera que el fotógrafo tiene una doble necesidad – responsabilidad – en aquello de analizar la realidad a través de lente. Porque además de observar y asumir la realidad a través de símbolos y metáforas visuales, el fotógrafo tiene el privilegio de recrear su visión del mundo a través de su visión de las cosas. Una rara oportunidad para describir el mundo subjetivo que habita en la mente de cada uno de nosotros e incluso, de mostrar ese otro rostro que por lo general permanece oculto o resulta esquivo de comprender. Así que el fotógrafo como observador, como creador y sobre todo como testigo de su tiempo, es un artista de lo cotidiano, un transformador de lo evidente. Un artista de lo subjetivo y lo ocasional.

Por ese motivo, es que la fotografía durante situaciones de conflictos es probablemente el documento visual más poderoso, inolvidable y también peligroso de lo que ocurre más allá del lente de la cámara. Porque más allá de la capacidad de su autor para captar lo que ocurre, es también un cuestionamiento directo y formal sobre la realidad que cuenta y desea captar. Esencialmente, una situación de conflicto, siempre tendrá cientos de interpretaciones y una imagen, forma parte del imaginario que podrá refutarlo o confirmarlo. ¿Hasta donde llega las implicaciones de una imagen que muestra la realidad pero desde la personal óptica del fotógrafo?  Una eterna polémica – privada y como grupo – que tiene mucho que ver con nuestras responsabilidades e incluso, las implicaciones de esa mirada certera hacia la realidad que todos utilizamos como principal herramienta de creación. No obstante, para el fotógrafo en situaciones de conflicto, el dilema es aún más complicado, porque cada imagen pueden sustentar versiones de la realidad, e incluso opiniones políticas que excedan incluso las propias. Aún más, cada fotógrafo que documenta situaciones especialmente conflictivas y polémicas, con toda probabilidad suele preguntarse antes o después, cual es la sustancia misma que sustenta lo que divulga, esa visión a cuatro cuadrantes del mundo convertido – transformado – en lenguaje visual y la connotación del lenguaje que expresa la idea más allá del hecho. ¿Que sostiene la opinión fotográfica del que tiene el deber de contar lo sucedido incluso a pesar de sus propias conclusiones al respecto? ¿Que es la fotografía en realidad: un reflejo o una ventana a lo que cuenta, a la conclusión histórica de lo que intenta conceptualizar en imágenes? ¿Cual es el sentido último del lenguaje fotográfico que documenta las escenas de violencia o más allá, intenta construir un documento visual depurado de toda conclusión política o social?

Visiones e interpretaciones sobre el tema fotográfico que parecen tener una importancia elemental cuando se analiza la fotografía como vocero de lo que ocurre, como medio de divulgación de una información emocional, e incluso la realidad como construcción de elementos simbólicos. Porque en medio de un conflicto, la violencia es además del hecho, un símbolo en sí mismo de la situación que se vive. Una reconstrucción a medias de una historia que no termina de tener una cualidad única, sino cientos de implicaciones que la fotografía intenta resumir dentro de una única imagen.

Es inevitable por tanto, preguntarse, hasta donde llegan las implicaciones del hecho fotográfico  ¿Sintetizan la visión del fotógrafo de una manera comprensible el hecho que documenta y además, la interpretación que sugiere la imagen? Una pregunta que aún carece de respuesta clara y que parece tener una definitiva relación con la conceptualización de la necesidad de contar la historia que transcurre – mientras transcurre – y quizás, de esa opinión ética y moral que todo fotógrafo tiene sobre lo que observa. Un dilema entre lo intangible de la fotografía y su verdadera razón de ser.
www.aglaiaberlutti.com

Ver en la revista (Recomendado)

#EnUnClick | ¿La flecha o el indio?

Ver en la revista (Recomendado)

¿La flecha o el indio?

Últimamente he escuchado mucho la gran pregunta entre los aprendices de fotografía, ¿ cual es la mejor cámara ?, ¿ Que cámara tienes ?, ¿ Con que cámara tomaste esa foto ?. Eso se repite día tras día, como si las cámaras hiciesen milagros, lo primero que hay que entender es que ser fotógrafo no es darle Click a la cámara, tiene un más allá, no es solo paralizar una imagen, es producir algo, es crear sensaciones, es aflorar sentimientos, una buena fotografía puede salir de “cualquier cámara”, desde una Polaroid o un Teléfono Celular, un buen fotógrafo puede hacer una excelente fotografía con una caja obscura y un papel fotosensible, un buen fotógrafo lo es con cualquier equipo, no hace falta tener el mejor equipo del planeta para ser el mejor fotógrafo; Claro !, un buen equipo siempre ayuda, pero hay que dejarlo claro no hace al fotógrafo.

Muchas veces, veo personajes con cámaras de miles de dólares, fotografiando algo, y cuando le prestas un poco de atención, su cámara esta en automático, quizás logre una buena foto pero estoy casi seguro que será producto del azar y no tendrá ese no sé qué especial, como cuando la fotografía es hecha por el fotógrafo y no por la cámara.

Lo más importante para hacer una buena fotografía, es entender que es luz, no ha más que eso, eso es todo, hay que hacer miles de fotos, dañar miles de imágenes y así, un día aprendes a utilizar tu cámara y ese mismo día las fotografías transmitirán algo, sentimientos, sensaciones o simplemente darán de que hablar.

@tomasnomas29

Ver en la revista (Recomendado)

#Destacados | Max Twain

Ver en la revista (Recomendado)

Supe de Max Twain gracias a uno de esos cientos de tweets que leo todos los días, decía algo como: “conoce el trabajo de este talentoso muchacho ruso” y junto a esta frase un link, desde ese día, se ha convertido en mis fotógrafos contemporáneos preferidos.

Comencé a indagar, y lo que descubrí detrás de aquellas fotos fue una historia fascinante.

Max tiene 25 años, nació en una ciudad sombría llamada Vladivostk, en Rusia, en el seno de una familia de “simples trabajadores” como el mismo la llama. No tuvo una infancia envidiable y jamás fue bueno en ciencias.

Al terminar la escuela, comenzó a buscar algo que hacer con su vida, pensó en trabajar duro y sus papeles dicen que su primer trabajo fue de carnicero, un trabajo duro sin duda, donde solo necesitaba de su fuerza física; le costaba estar satisfecho, cosa que lo llevó a cambiar innumerables veces de trabajo; fue curador de peces, oficinista, inspector y otros muchos, pero todos sus trabajos tenían algo en común, eran mal pagados y poco rentables en su ciudad.

Así fue como alguna vez encontró un trabajo como “Creador”, Max descubrió con la música que la creación era lo suyo; dice con algo de suspicacia que alguna vez tuvo suerte, pues encontró a su esposa y hasta confiesa estar muy agradecido.

A comienzos de 2012 se interesó por el retoque, he hizo unos cuantos ensayos, envió su trabajo a “un sitio de fotos” en la web y el resto es historia, su estilo resulto ser su marca y logró hacerse un puesto entre los espectadores.

Se dedicó desde entonces a desarrollar esa capacidad, el arte de retocar, no solo aprendiendo técnicas establecidas sino haciendo sus propios métodos.

No todo termina allí, luego de retocar y entender la luz, Max tomó una cámara y hoy por hoy es retocador profesional y fotógrafo comercial.

Dicho con sus propias palabras, su vida se resume en una frase, “De carnicero a fotógrafo profesional”.

Los invito a disfrutar de su trabajo y a sacar sus propias conclusiones.

Ver en la revista (Recomendado)

#DeLosLectores | The Selfies.

Ver en la revista (Recomendado)

En la aún inconclusa serie “The Selfies” Paula ha decidido autoretratarse durante un año con la cámara de su teléfono. Este registro incluye imagenes que exploran el cuerpo femenino y sus evocaciones. Para ver la serie completa puedes visitar su galería en Instagram @lowresgirl.

Paula es socióloga y fotógrafa. En el 2008, se gradúa de la Escuela de Sociología en la Universidad Central Venezuela donde se apasiona por la sociología visual y la Posmodernidad Su tesis de grado “El Sujeto Exótico de la Fotografía Latinoamericana Contemporánea” combina y desarrolla a profundidad estos temas y es galardonada con mención honorífica.

A partir del 2009, emprende la fotografía como proyecto de vida y realiza cursos de formación en Venezuela y en Nueva York. Actualmente, es directora de su más reciente proyecto Bu! y contribuye como escritora en la revista Mărie!.

Ver en la revista (Recomendado)

#LaCámaraErrante | Bernard Plossu.

Ver en la revista (Recomendado)

Bernard Plossu

Este mes te quiero presentar a Bernard Plossu. Plossu es un fotografo francés que ha hecho carrera de la fotografía de viajes. Transcribo a continuación la entrevista que le hizo la revista española Ojos Rojos que puede ser muy interesante para todos aquellos que nos dedicamos a la fotografía. Es relevante lo que significa para Plossu fotografiar durante los viajes y mucho más su evolución como artista. Sus comienzos, su hoy, su mañana. Me encanta lo que dice sobre las cámaras caras. No tanto lo que dice sobre el reencuadre. En general es una entrevista ilustrativa y enriquecedora:

¿Cómo empezaste en este oficio?
Te respondo mejor cuando que como. Empecé de niño con 9 o 10 años, con una pequeña cámara; fotos de globos en la Place de L’Etoile, desde la cubierta de la torre Eiffel, en color. Después a los 13 años en el Sahara con una Brownie flash en blanco y negro. En Ouragla o Guardaia, donde mí papá me llevara….
una iniciación al desierto, al viaje y a la fotografía. Y entonces,el viaje mexicano. Viajar en la carretera sin rumbo en el 65/66 …esto siguió a los años que pasé en la Cinemateca de París de 1960 a 65, para ver a los grandes clásicos: Dreyer, Bergman, Buñuel, Mizoguchi, etc . Películas como “Silencio”de Louis Delluc o “Los olvidados” me marcaron de por vida. “Vera Cruz” de Robert Aldrich también, la he visto muchas veces y en muchos idiomas. También en el barrio latino viendo películas de la Nouvelle Vague, ¡todas!. Mi favorita: “La vida al revés” de (Alain) Jessua. Y “La balada de Cable Hogue” de Sam Peckinpah. De vuelta de México con 21 años en el 67 en París me convertí en fotógrafo: ilustrador, fotos para archivos, revistas
mensuales… ser “artista” no existía. ¡Mis exposiciones y publicaciones en revistas como Camera no llegaron hasta los años 70!

¿Te acuerdas de cuál fue tu primera cámara?
¿Primera cámara? Más bien primeras cámaras : una cámara de juguete, una especie de Instamatic para niños, después a los13 años una Brownie Flash, más tarde desde los 16 años a los 20 una Kodak Retinette para retratar a mi bella amiga Michèle de la cual estaba enamorado. Después una Pentax y finalmente unas Nikkormats que todavía uso hoy en día. También hubo un montón de cámaras de juguete en mi vida desde 1970, Agfamatics, Prestinox, Kodak Strech … y otras pequeñas cámaras de plástico que compraba en el estanco de Nijar en España.

¿La primera foto o fotógrafo que te impresionó?
El pintor Mondrian, a los 14 años. ¡Y los cineastas! La cámara al hombro del director de fotografía de Godard y Truffaut: Raoul Coutard. También el Cinemascope de los western americanos de los años 50. No me acuerdo de un fotógrafo en concreto cuando empecé. Leía Photography Annual, la revista estadounidense, y también Look y Twen, una revista alemana que publicaba a Will Mc Bride.Compré un libro de Bill Brandt. Después me metí en la historia de la fotografía, ¡allí hay tantas cosas que he admirado! Mi mayor pasión era Frederick Monsen, un danés que fotografíó a los indios Hopi en Arizona con una pequeña y simple Kodak a finales del siglo XIX. Pero por supuesto me encanta Strand por sus fotografías y su elección de vida. Sudek también, pero todo eso fue una vez que ya conocía bien la historia de la fotografía y eso no es lo que preguntabas.

¿La última foto o el último fotógrafo que te ha hecho sentir lo mismo?
Recientemente, he recomprado de saldo el libro de Paul Strand ” The Outer Hebrides of Scotland” Es EL LIBRO, y una obra esencial de la fotografía. Está todo; la discreción, la composición, la atmósfera. ¡Strand es simplemente el mejor! Además, es un hombre formidable que huyó de los EE.UU a causa del MacCarthismo y vino a instalarse para acabar sus días en una pequeña casa en Francia, donde cultivaba y fotografiaba su jardín. Huyó de los honores y la gloria de Nueva York, para ir a vivir una vida simple. Un gran hombre, además de un gran fotógrafo. Siempre podemos aprender todo lo que es la fotografía viendo las imágenes de Paul Strand.¡ Aviso para jóvenes fotógrafos!

¿Con qué cámara sueles disparar? ¿Te da igual una que otra?
Sólo utilizo mis viejas Nikkormat. Tuve un Brownie Flash a los 13 años, una Kodak Retinette, despues una Pentax en la selva de Chiapas y en Big Sur una pequeña Nikon… pero casi después de medio siglo de tomar fotos, es la sencilla Nikkormat a la que le he sido fiel. ¡Además, no es cara! Nunca he tenido una Leica. Cuando cobraba algo, me lo gastaba en comprar unos billetes de avión para viajar, ¡y no en una Leica! (De todos modos, no me gustan los mitos, y no tengo necesidad de hacer lo que me dicen sin parar. ¡No porque grandes fotógrafos hayan usado una Leica tengo que dejarme convencer para hacer lo mismo! ). La Nikkormat es sólida, barata y lo suficientemente buena para mí. Pero también he usado “cámaras de juguete” porque adoro esos pequeños aparatos donde no hay que hacer nada. He tenido Agfamatics, cámaras panorámicas desechables ,cámaras de plástico que compraba en el estanco de Nijar. Con todo esto hacía fotos, ya que no es la cámara la que hace al (buen) fotógrafo, si no el ojo y la mente. Además, que placer , estos pequeños dispositivos donde no hay nada que ajustar más que “Nublado” o “Soleado” (Véase el libro “Nuages / Soleil” y “Los Años Almerienses con cámaras de juguete “).

¿Tienes una óptica favorita?
Sí, sólo el 50 mm, que es discreto y tiene la óptica más cercana a la visión del ojo. Es como la cámara al hombro del camarógrafo de Truffaut y Godard, Raoul Coutard y además no hay ningún efecto con el 50; visión directa, tal cual. Gauguin dijo: “los efectos están bien para hacer efectos”. Tuve un gran angular, pero deformaba demasiado la realidad, no es lo mío. Dejé de utilizar el 35mm. cuando estuve en Agadez (Niger). He quemado muchos negativos usando el gran angular porque no es mi idioma. Por ejemplo en mi libro “Surbanalisme”, la mayoría de las fotos son malas porque, por desgracia, utilicé un gran angular en esa época. Y los teleobjetivos aplanan, ¡también engañan! por lo tanto me quedo con el 50 mm. que es la única visión del ojo. (cuando utilizo cámaras de juguete, me conformo con lo que hay).

¿Qué prefieres disparar a tiempo y hacer lo que esperabas o no llegar a tiempo y sorprenderte?
¿Esperado? ¿Sorprendido? ¡El fotógrafo tiene el azar que se merece! Pasan tantas cosas a su lado, detrás de él, a los lados. Una buena foto no habla sólo de lo que tiene delante, sino de todo lo que tiene alrededor. Disparo más cosas,momentos inesperados, que momentos planeados. ¡El azar es la llave de la fotografía inteligente! ¡Cazamos el azar!

¿Reencuadras las fotos?
¡En absoluto! Tal vez lo haya hecho 2 o 3 veces, porque haya tenido un problema con una cortina lenta en una cámara y eso mostrara una mancha negra en un lateral de la imagen pero si no, no es una opción. Fotografiamos lo que vemos. El reencuadre es demasiado fácil. Si uno reencuadra, puede disparar al tuntún y luego reencuadrar y ya está. Así, ¿dónde está el talento de VER?

¿Cómo te has adaptado al mundo digital?
Nada de fotografía digital para mí, mi respuesta es sencilla. ¡Paso demasiado tiempo delante de una pantalla respondiendo a mis jodidos emails! No quiero ver también lo que hago visualmente en la pantalla de un ordenador. NO. También necesito esa disciplina de las 36 imágenes por rollo. Odio la idea de tener una jodida memoria con 600 fotos, es muy malo para la inteligencia de la fotografía.

¿Digital o químico? ¿Por qué?
Plata, argénteo. Nada de digital. ¡Basta!

¿Qué películas utilizas?
¿Película? La cámara siempre está preparada con película de 400 asa . Conozco la película y por lo tanto siempre estoy listo para disparar sin importarme la luz. Tri-X o la Ilford HP-5. En color; antiguamente me encantaba la diapositiva Kodachrome por desgracia ha desaparecido así que utilizo lo que encuentro en 200 asa; Kodak, Fuji, lo que sea. Las imprimo por el método Fresson.

¿Cómo ves el panorama a día de hoy?
¿El panorama a día de hoy? Cuidado con el arte. Ya no es “el mercado del arte, si no el arte del mercado “. No le digas a los jóvenes que ser artista es un trabajo: es mentira, y si no tienen éxito, ¡se dan unos batacazos! El trabajo de un fotógrafo es ganarse la vida. Si una fotografía pide una ampliación grande, que así sea, si solo es para “seducir”, mal vamos. El tamaño de la impresión tiene que ver sólo con el significado de una imagen, no con las ventas en el mercado del arte ¡Por favor¡. Hay imágenes sorprendentes de fotógrafos actuales que tienen sentido en un gran formato. Pero cuidado, nunca digas de ti mismo:”Soy un artista” Otros lo pueden decir, ¡no tú!

Uno de las hechos más sorprendentes de tu carrera es tu temprano inicio en la fotografía. Nos has contado en nuestro cuestionario que ya a los 9 años hacías fotos. ¿Siendo tan niño, qué fue lo que te llamó la atención de la fotografía? ¿Qué recuerdos, qué sensaciones, tienes de aquellas primeras fotos?

Bueno, me acuerdo muy bien de cuando mis padres me regalaron una cámara de juguete a los 9 años. Tomé muchas fotos en color del París de mi infancia. Los globos de la Place de l’ Etoile , el puente cerca de la Torre Eiffel. ! Me encantó de inmediato! Hace algunos años las encontré y las hice imprimir por el método Fresson. Entonces mi padre me llevó a los 13 años al Sáhara con una Kodak Brownie Flash. Fue una iniciación a la fotografía, al desierto, al viaje, !wow! En las paredes de casa estaban colgadas las fotos de mi padre de cuando cruzó el Sahara en 1937.Luego apareció Michelle, la bella dama que me inspiró tanto desde los 18 años a los 20 a quien fotografiaba todo el tiempo con una pequeña Kodak Retinette y filmaba con una cámara barata de cine en 8 mm. !influenciado por la Nouvelle Vague! Y después … Le voyage mexicain 65/66!

Al revisar tu trabajo, uno tiene la sensación de haberte acompañado en tus viajes mirando por la ventanilla de la parte de atrás del coche. ¿Hasta qué punto viajar es necesario para tu realización en la fotografía?
Viajar no sólo nos enseña fotografía,! nos enseña a vivir! Cuando uno es joven, viajar es necesario para aprender de que va el mundo. Otros idiomas, pero también, otros estilos de vida, otros olores, otros alimentos. Alejarse de la comodidad. Hay que olvidar la vida ordenada y partir a cualquier lugar. Dejarse seducir por las sorpresas. Siempre intentar llegar al final del camino, donde terminan los mapas, !donde no hay ya nada! Más tarde, con la edad, podemos viajar por nuestro propio país para redescubrir nuestras raíces.

Algunos viajan por amor, otros para ver a amigos, otros en busca de aventuras. ¿Cuál es la razón de tus viajes?
Vaya, ¿es necesario tener una “razón”? Ser “razonable” es una tontería, ¡ja,ja! Vamos por ir, no por una razón. Pero sí, en algunos casos sí que hay alguna. En el caso de mis viajes africanos sí que tenía un motivo: conocer todos los pueblos nómadas del Sahel, desde el Nilo hasta Senegal, y escuchar susmúsicas (¡y tocar con ellos cuando fuera posible!) De todas maneras uno va a los sitios para conocerlos, como cuando uno quiere ir a Big Sur o a Oaxaca porque son sitios míticos o porque tiene amigos allí, claro. Pero una vez allí, uno debe de seguir su propio camino. Por ejemplo, todo el mundo va al suroeste de EEUU a Monument Valley porque es famoso, pero nadie va a un sitio que no está lejos llamado “Valle de la Dioses “. Es un sitio espléndido, !el verdadero salvaje oeste¡ !Tan cercano y tan desconocido!(No vayáis todos por favor, jajá, y si vais, !guardad el secreto del lugar con un silencio sagrado!)

En el caso del trabajo que realizaste en Huesca, ¿conocías de antemano esta región española? ¿qué fue lo que te motivó, te llamó la atención de esta zona para volver en repetidas ocasiones a realizar este trabajo? 

Mi pasión es andar por la naturaleza salvaje. En Huesca, me encontré de alguna manera como si volviera a Nuevo México en los años 70, !aunque con menos serpientes y osos! Me enamoré totalmente de la provincia de Huesca. Fui invitado por Teresa Luesma la directora del CDAN (un gran museo por aquel entonces ) para fotografiar la zona. Creo que fui allí cinco veces, a menudo acompañado de mi amigo murciano Pedro López otro amante de las caminatas. Íbamos a todos lados, y como siempre lo que me atraía eran las pequeñas carreteras. También impartí un taller donde hice a un montón de gente caminar por la naturaleza. Fue fantástico.Creo que he pasado algunos de los momentos más felices de mi vida en la provincia de Huesca; es una preciosidad. Llegado el momento de hacer una exposición y un libro, el título me vino de una maneranatural; “País de Paisajes/ The land of landscapes/ Le pays des paysages”. ¿Ves?, funciona en todos los idiomas.

En alguna ocasión has comentado que en Huesca no buscabas retratar la vida de los habitantes de esta región, sino sus paisajes. Al contrario que, por ejemplo, hiciste en tus primeros viajes a México y California. ¿Qué prefieres: paisaje o retrato? ¿Depende de tu estado emocional o de lo que te transmite cada territorio?

Hago las dos cosas. El “verdadero” fotógrafo tiene que hacer las dos cosas. La vida son árboles, calles, la gente, el dolor y la alegría. En el caso de Huesca no estaba allí para cubrir un reportaje social, sino para ver la naturaleza en su máxima expresión. Sin embargo, años más tarde, cuando el departamento de cultura de Marsella me contrató para fotografiar las religiones de allí, sólo fotografié personas, !por supuesto! La lente de 50 mm me permite hacerlo todo. Cada situación tiene su propia historia.

Cuando llegas a un lugar nuevo, ¿comienzas a tomar fotos de inmediato o te tomas tu tiempo paracogerle el pulso al nuevo entorno antes de empezar a fotografiarlo?
¡De nuevo te respondo que las dos cosas! Depende. Es siempre el lugar, el momento, el que me dice quéhacer, nunca es preconcebido. Dejo que la situación se haga cargo, el momento sabe muy bien lo que debe hacer. Como ya he dicho, las imágenes me toman a mí, yo no tomo las imágenes. Esa es la clave, ¿no?

Huesca, Murcia, Cabo de Gata, Valencia… tu relación con España es intensa. No sólo has realizado aquí numerosos de tus reportajes, sino que además has vivido varios años en Andalucía con tu familia. ¿Cómo definirías o describirías tu “experiencia española”, tanto en el ámbito profesional como en lo personal?
Sí, esta es una larga historia de amor y pasión. Primero a principios de los 70 con la gente de Nueva Lente, Carlos Serrano y PPM (Pablo Pérez-Mínguez) y las primeras fotos de Barcelona que acaban de salir en un libro, “Barcelona 74″. (Publicado por María Luisa Samaranch en SD.Edicions con un texto de Jacques Terrasa). Después, al volver de América, me enamoré de la fotógrafa Françoise Núñez que conocí en Toulouse y me llevó a ver a su familia en la provincia de Almería. Acabamos viviendo en el Cabo de Gata varios años criando a nuestros hijos. También trabajé con (Pep)Bonet, (Josep Vivent) Monzó y (Emmanuel) Guigon en el IVAM. Con Rafael Doctor que hizo tres libros estupendos conmigo con Carlos Serrano de diseñador gráfico. Luego fui mucho a Madrid para ver al gran Baylón, el exquisito (Javier) Campano, etc. También he trabajado mucho con Paco Salinas en Murcia / Cartagena, luego con (Salvador) Albiñana que sacó adelante varios de mis proyectos. Con (Marcelo) Fuentes, un pintor magnífico. Con el historiador de libros y comisario ( Juan Pedro) Font de Mora hice muchas cosas en Valencia y con el MUVIM. España es una gran parte de mi vida en muchos sentidos. He fotografiado durante mucho tiempo la península desde Sevilla hasta Santander pasando por Huesca.

Haces muchas fotografías desde vehículos en movimiento, parece ser una cosa que te agrada. ¿Existe alguna razón en concreto para ello?
Sí, la vida moderna transcurre casi la mitad del tiempo en vehículos en movimiento, entonces, ¿por qué debería dejar de fotografiar cuando me muevo? Al contrario, uso ese movimiento, aunque sea muy rápido, para ver y tomar fotos; por supuesto. Me encanta el escritor Michel Butor, quien describió el paisaje desde la ventanilla de un tren (“Les paysages intermédiaires “). Utilicé este título para mi exposición en el Centro Pompidou en 1988. Hay vida en tales movimientos. Y la fotografía trata de las imágenes de la vida que pasa…

¿Decides de antemano el uso del blanco y negro o del color?
Por lo general, cuando era más joven llevaba película de los dos tipos. !Quién sabe lo que sucederá! Por lo general era la luz, el clima, lo que me hacía decidir el tipo de película. En algunos viajes cuando utilizaba mis dos Nikkormat, cargaba una con color y una con B/W. Por ejemplo, en Taos, Nuevo México, tenía ambas cámaras cuando fotografié a la niña de la camioneta. En B/N es una imagen muy gráfica y ambiental, en la de color los colores son muy salvajes y agresivos, pero también dicen algo del día, de la forma de vida. Ahora, la mayoría de las veces llevo una sola cámara, así que cambio de película en algún momento en alguna parte. La decisión ocurre de una forma natural, aunque sigo tomando más fotos en B/N que en color.

En diversas ocasiones, has comentado que la fotografía se asemeja más a la escritura que a la pintura. ¿Por qué?
Sí, la fotografía no es en absoluto como la pintura. Lo más estúpido que uno puede decir sobre una fotografía es:”parece una pintura” !Es absurdo¡ Pero el proceso de la escritura, como autor, tiene mucha similitud con ser un autor que VE a través de la fotografía: observaciones, detalles, estados de ánimo, !es lo mismo! Incluso las viejas maquinas de escribir se parecen a las cámaras antiguas, emocionalmente, quiero decir, por su manera de transcribir los sentimientos.

¿Cuál va a ser es tu próximo proyecto o viaje?
¿El próximo? No quiero ser supersticioso, así que diré que muchos paseos por las montañas.

Por último, aquí va un video con otra entrevista y con algo de su trabajo.

Ver en la revista (Recomendado)

#ZoomInstantaneo |Censura y Auto-Censura

Ver en la revista (Recomendado)

Censura y Auto-Censura

En los últimos años en Venezuela la censura y auto-censura es parte de nuestro lenguaje diario. Cada día que pasa el incremento de la censura política es visible y descarado.

Pero cual es el objetivo de la censura? No es otro que generar control sobre el comportamiento de la sociedad para mostrar la realidad que le conviene a gobiernos autoritarios, cuyo interés es limitar la libertad de expresión y manejar la información para cumplir con sus intereses particulares. De la censura se puede pasar muy fácilmente a la auto-censura producto de las consecuencias negativas que genera decir la verdad y del miedo que generan los gobiernos en los medios de comunicación y la población en general.

La auto-censura también es una realidad en Venezuela. Vemos como los medios de comunicación cada vez están mas lejos de decir la verdad. Los medios ya no son independientes y ya no informan sobre la realidad del país. Esto es aun mas peligroso porque genera un gran silencio. Se olvidan los valores y el gobierno autoritario y opresor logra su objetivo. En este punto es donde debemos ser firmes y colocar los intereses de la sociedad por encima de intereses individuales. Quienes están mas afectados son los comunicadores sociales, periodistas, editores, etc. Hay que ser firmes en las creencias, pensando en una sociedad libre y no una sociedad al servicio de una dictadura.

La diferencia entre la democracia y la dictadura es la realidad de información y la libertad de expresar opiniones sin miedo a la represión. Recuerden que el miedo es uno de los peores obstáculos para lograr la libertad y es también el mejor amigo de los gobiernos opresores.

Les dejo algunas frases vigentes para la sociedad venezolana:

“Es el deber de los periodistas examinar la conducta de las figuras públicas y exponerla a la luz” Nelson Mandela

“Ser libre no es sólo liberarse de las propias cadenas, sino vivir de una forma que respete y mejore la libertad de los demás” Martin Luther King

“Tengo un sueño, un solo sueño, seguir soñando. Soñar con la libertad, soñar con la justicia, soñar con la igualdad y ojalá ya no tuviera necesidad de soñarlas” Martin Luther King

(…) Todas las dictaduras, de derechas y de izquierdas, practican la censura y usan el chantaje, la intimidación o el soborno para controlar el flujo de información. Se puede medir la salud democrática de un país evaluando la diversidad de opiniones, la libertad de expresión y el espíritu crítico de sus diversos medios de comunicación” Mario Vargas Llosa

“Una persona puede perjudicar a sus semejantes no sólo a causa de sus acciones, sino también por sus omisiones, y en ambos casos será responsable del daño que se siga”. Jhon Stuart M
@ZoomInstantaneo

Ver en la revista (Recomendado)

#CaféConFoto | El Nuevo Vino.

Ver en la revista (Recomendado)

El Nuevo Vino

Esta es la nueva afirmación, que cada día suma más y más adeptos, EL CAFÉ ES EL NUEVO VINO

Ciertamente debería ser al contrario, ya que el café se consume desde mucho antes que el vino, pero es en la cultura europea occidental, donde se le ha catalogado como novedad, después de la invasión turca a Europa.

El café es la segunda bebida más tomada en el mundo, después del agua, y es el segundo comodity más comerciado en el mundo después del petróleo; y precisamente por eso, por lo popular, pienso que no se le ha dado la debida importancia.
Gracias a Dios, la tendencia de una simple taza negra y amarga, está cambiando, hoy en día, con la tercera ola del café, se está valorando y apreciando el café. Se habla de cupping, o catas de café, se habla de Specialty Coffee o cafés especiales, hablamos de terroir, lotes y cosechas, al igual que en los vinos.

Los invito a tomar una taza de café, y entenderlo como algo complejo, y caeremos en cuenta de todo lo que contiene la taza. Fragancias, aromas, sabores y retro aromas. Determinemos el cuerpo, aromas, sabores, que notas interesantes nos da el café, o por el contrario, si son notas desagradables, consideradas defectos, pues entender a que se deben dichos defectos. Es debido al origen? Debido al proceso? Almacenamiento? Tostado? O a la extracción? Con análisis sensorial (el mismo que le aplicamos al vino) podemos descubrir muchas cosas de nuestro café.

Ya lo he mencionado, pero los invito de nuevo a ser curiosos con el café. a leer la etiqueta tal como leemos la de una botella de vino. Buscar el origen (país, región, estado, ubicación geográfica) altura de la finca (metros sobre el nivel del mar) temperatura promedio de la zona, incluso nivel de pluviometría. Deberíamos también saber el proceso, si es lavado o natural, género y variedad, y también el tipo de tostado.

Así de complicado, y así de satisfactorio. Debemos ir buscando esto con nuestros productores nacionales. Poco a poco nos comprometeremos con un mejor producto, y sabremos qué origen y que proceso nos gusta más. En un momento escribí acerca del poryecto de café de “El Laurel”, y asi como ese, muchos otros que estamos buscando promover en el país.

Yo estoy convencido que el trabajo en Venezuela ya está andando, falta difundir cultura, y en la medida que entendamos mejor el café, lo respetemos, y concienticemos, tomaremos un camino en un nivel superior. Evidentemente hay que darle beneficios justos al productor de café, y sencillamente se traduce en pagar por la calidad, y dejar de ser conformistas.

He visto muchas personas en afamados restaurantes de la ciudad, devolviendo una botella de vino, porque les parece que está mal conservada, se “agrio”, o sencillamente no está a la temperatura. Obvio, una botella de vino hoy en día cuesta una cierta cifra, y lamentablemente, hay más sommeliers que amantes del café en el país.

Una taza de café no cuesta ni el 1% de lo que cuesta una buena botella de vino, y creo que por eso no reclamamos, por su valor. Pero saben qué? Debemos buscar la excelencia en cualquier cosa que nos pase por el paladar. Podemos tener una cena perfecta, ingredientes de primera, y chef entre los 50 mejores de Latinoamérica, pero si rematamos con un mal café, la cena terminará como un desastre digestivo.

Siempre los motivo, y por favor, hagan la prueba, exijamos calidad, para buscar la diferencia, y la excelencia

Café y Vida.

Ver en la revista (Recomendado)

#FotoSushi | Hanami.

Ver en la revista (Recomendado)

En tierras niponas el invierno empieza a desaparecer y con éste adiós al frío, llega una de las estaciones más esperadas por todos los japoneses e incluso millones de personas que viajan desde cualquier rincón del planeta para contemplar esta particular primavera y por supuesto tomar espléndidas fotografías.

Es un evento único, ya que para muchos es sinónimo de poder apreciar y observar una majestuosa obra de arte realizada por la naturaleza.   Para estas fechas comienzan a florecer los maravillosos cerezos en Japón, conocidos también como Sakura, este evento se conoce con Hanami que traducido literalmente significa “ver flores”.

Para los que nos encontramos en otras latitudes, podemos acercarnos de forma virtual e imaginaria a esta estación del año sin necesidad de viajar hasta la tierra del sol naciente, gracias a la ayuda de una aplicación gratuita y muy kawaii que por los momentos sólo está habilitada para sistemas Android.

Esta app se llama “Sakura Sakura Camera Camera” y puede aplicar diferentes marcos de flor de cerezo a todas tus fotos, a las cuales también podrás darle un toque personal con filtros y por supuesto descargarla para compartir tus momentos japoníles con los que más quieras.

Los invito a buscar por la red imágenes asociadas a hanami, sakura, festival de la flor de cerezo, y podrán apreciar la primaevra japonesa, aunque sea un poquito, quien sabe a lo mejor esto los anima a viajar en próximo año a Japón.

@susherito

Ver en la revista (Recomendado)

#AsíEstáLaCalle01

DeTodoUnFoco_AsiEstaLaCalle01

No termino de acostumbrarme, aunque por ya casi más de 40 días, todos se resumen a lo mismo, no puedo aceptar esto como la normalidad; nuestro país ha salido de su cause, el control parece estar en manos de nadie…

Estamos siendo testigos de una revolución comunicacional sin precedentes, los ciudadanos comunes, ahora son el apoyo de los profesionales de la comunicación y en ocasiones logran obtener más y mejores tomas que ellos mismos; las redes sociales desplazaron a los medios tradicionales, quienes sumidos en un conveniente silencio hoy por hoy tienden a desaparecer.

Esta edición, es la primera de varias, recibimos día tras día nuevo material y los sucesos siguen en pleno desarrollo, ahora mismo, mientras escribo estas líneas detonaciones cercanas y el olor de las lacrimógenas que buscan dispersar a un grupo de manifestantes invaden mi ventana.

No pretendemos ni queremos “vender” esta como la verdad absoluta, todo lo contrario, queremos brindar la oportunidad de apreciar la situación desde diversos puntos de vista, desde las visiones individuales de quienes gentilmente han enviado su material.

Ricardo Arispe.

(Ver Publicación)