#DeLosLectores | Los otros rostros de Madrid, por Lisbeth Mendoza

Serie: Los otros rostros de Madrid

Autor: Lisbeth Mendoza | @lis_mendoza

Lisbeth Mendoza

Doctora en Química graduada en Alemania, interesada en las Artes y las culturas mundiales. Creciente pasión por la fotografia.

#DeLosLectores | Sobre autoretratarse, por María Pérez

MariaPerez

En varias oportunidades, distintas personas, con diferentes personalidades, me han preguntado qué deben hacer para comenzar a autorretratarse. La respuesta siempre viene desde mi experiencia y óptica particular, que a decir verdad, no sé si la manera en que abordé las cosas para dar el salto al autorretrato le sirva a todo el mundo.

Particularmente ayer hablaba de sentir, conocerse, conocer la luz y fotografiarse. Al llegar a casa pensaba “aja María Pérez, eso suena fácil para ti porque ya diste el salto, pero… ¿Cómo comienza alguien a reconocerse? ¿Cómo llegaste tú a hacerlo? Y bueno, echando pa´ atrás y desde mi humilde percepción del concepto del autorretrato, quiero dejar unas RECOMENDACIONES para aquellas personas que desean comenzar y no saben cómo:

1.- FOTOGRAFÍATE. Puedes comenzar como quieras. Diseña un concepto, bocetea o hazte fotos en momentos de intimidad. Si te parece una pérdida de tiempo (o de sensor) hacerte fotos a lo loco o “no eres” de los que bocetean, comienza por hacerte fotos incómodas. Esas fotos que no dejarías que nadie te haga, esas fotos que no le mostrarías a nadie. Evalúalas, define que te gusta y que no, comienza a cuestionar qué te hace ruido y por qué y si deseas o no mostrar el resultado. Éste ejercicio te ayudará a comprender que buscas en el autorretrato.

2.- NO TE ENFRASQUES EN EL SÚPER ESCENARIO, LOS SUPER EQUIPOS O LA CERRAMICA JAPONESA QUE TE FALTA: Bueno si, casi todos queremos lograr fotos épicas y con un escenario de ensueños, más aún cuando a quien representamos es a nosotros mismos, pero estemos claros, no todos tenemos acceso a estudios fotográficos, casas de ensueños, ciudades seguras ni edificios abandonados (por nombrar algunas de mis fantasías ), así que, si nos quedamos esperando la súper escena o el detalle impactante y mucho más el equipo ultra plus, siempre tendremos la excusa perfecta para no arrancar. Yo fotografío con una cámara Canon 1100D (t3) y la mayoría de mis fotos las hago con un 18-55mm. No uso, ni tengo Flash y no se usar PS… ¡Si tienes un súper equipo, la súper casa y los maravillosos objetos, déjame decirte que te envidio! Pero si no, no te limites, muchas de esas cosas jamás llegarán y te quedarás para siempre esperando la mega oportunidad. Yo usé como inspiración y referentes a Cristina Rabascall, Aglaia Berlutti y Francesca Woodman, quienes me enseñaron que menos, casi siempre, es más.

3.-DE LOS CUERPOS SEXYS Y EN FORMA: Aja, muchos que me escriben o me hablan en privado, me dicen “Es que tú estás buena y eres flaca y no tienes celulitis, por eso para ti es fácil desnudarte y salir bien en las fotos”. Para los que no me conocen, la realidad es que soy perfectamente AFOTOGÉNICA. Sólo 3 personas en el mundo han podido hacerme fotos donde me veo bien y una de esas soy yo. Soy flaca, sí, pero no soy voluptuosa, no tengo NADA operado y JÁMAS rio en las fotos porque parece que algún ente se apodera de mi (mis amigos lo llamas espíritu chocarrero jejeje). A lo que quiero llegar es que, salgo bien en mis fotos porque me conozco, me quiero y represento en ellas todas las Marías que soy. La extraña, la que se toca, la que espera, la impaciente, la que JAMÁS descansa, el animalito del monte, etc. Aprendí que el conocerme le da un valor genuino a la foto y eso vale más que un buen cuerpo y que miles de estereotipos. Así que, si estás gordita(o) y no te gusta mostrar mucho, no te hagas fotos desnuda(o) ni vestida(o), donde salga tu cuerpo, pero eso sí, no uses como excusa a los cauchitos. Comienza por otras cosas, objetos que te representen, el rostro, cosas que te gustan de ti. Más temprano que tarde, estarás liberándote de tabúes y te sorprenderá a lo que puedes llegar.

4.- Lo último pero no menos importante, DE LOS SUFRIMIENTOS, LA TELENOVELA Y EL PEO: Para mi está sobre valorado el drama en la fotografía. Por supuesto que el hacer fotos de tus demonios internos, tus temores, tus dolores y tu vulnerabilidad, moverá los sentimientos de muchos, sería muy hipócrita decir que no es un tema que engancha y más porque he visto a través de mi trabajo, todo lo que las fotos “desgarradoras” generan en los demás. Pero… tampoco es que si no estás sufriendo, vas a ir a cortarte las venas o rasparte el coco para que tu foto sea intensa o que si no éstas revolcándote en el piso, la foto no tiene contenido “Ay… es que tu sufriste tanto… pobrecita… por eso tu foto es tan buena…” Pues no, también podemos hacer autorretratos y estar plenos, felices, enamorados, en forma, resaltar nuestro ego y nuestra sensualidad. Lo que me ha dejado la fotografía de autor y las enseñanzas de mi amado Nelson (Nelson Garrido) es que tu vida es tu vida y punto. Sólo tú decides que es aceptable o no. Si quieres ser autorretratista y excluyes tu felicidad, estás omitiendo una de las partes más importantes del ser humano, el crecimiento interno. Entonces, por favor, comiencen por donde quieran que ya llegará el momento de sufrir y de hacer las fotos de la lloradera.

Recuerden siempre que esta fue la forma en que YO comencé. No es la norma ni la regla. Aprendan lo más que puedan, conozcan la luz y FOTOGRAFIENCE!

Abrazos.

María Perez
@marisefa28

#EnUnClick | Fotografía en tiempos de Depresión

Mi país pasa por un momento muy duro, y me he dado cuenta que no tengo muchas ganas de fotografiar nada, de hacer nada, esto es un síntoma claro de depresión , de desidia colectiva, pero es muy posible que en este caso, la fotografía funcione para liberar, así como los poetas, los escritores o los músicos en momentos de crisis sus musas florecen, creo que está a punto de salir algo muy bueno de mi cámara, esperando que sean imágenes liberadoras, de colores fluidos y de instantes mágicos capturados, y así poder comenzar una nueva etapa de madures fotográfica, es muy posible que esto sea una simple descarga emocional y que no pase nada nuevo, pero por lo menos estas letras fluyen de mi pensamiento y algunas imágenes nuevas de mi cámara, en los últimos tres años solo me he dedicado a fotografiar a las joyas aladas (Colibríes) ricos en movimiento, color y texturas y ahora trabajando con una nueva técnica de iluminación y utilizando fondos especiales he logrado estas imágenes que comparto con ustedes.

IMG_6429-1

IMG_6420-1

Esperando retornen los colores y las flores.

No paremos de fotografiar ya que es la única manera que tenemos para expresarnos.

Hoy estoy de Luto por mi país quizás por eso estas sean las imágenes.

Tomás Fernández
@tomasnomas29

#ElOjoQueMira | Pequeños secretos detrás de cámara: Todo lo que un fotógrafo no te dirá pero debes aprender

En más de una ocasión he leído que un buen fotógrafo lo es según la cantidad de veces que se ha equivocado, lo cual es cierto, por supuesto. Y es que la fotografía es una arte/técnica que se aprende a través de la práctica frecuente y sobre todo, la experimentación constante. Tal vez por ese motivo, muchos de los conocimientos imprescindibles que he aprendido, han sido fruto del azar o de esos pequeños accidentes que suelen ocurrir por pura torpeza, lo cual no los hace menos valiosos o mucho menos, importante. Cualquiera sea el caso, aprender fotografía — desde lo básico a lo complejo — es un proceso personal, un acercamiento intimo y profundamente sentido al significado de la imagen y sobre todo, a la manera como concebimos el mundo. Nuestra forma de mirar.

Y es durante ese prolongado trayecto, que los pequeños trucos y aprendizajes resultan siendo de inestimable valor, de enorme importancia y sobre todo, indispensables al momento de comprender la fotografía como un hecho técnico y artístico formal — que cumple con cierta metodología y se comprende desde determinado punto de vista funcional —resultan de inestimable valor. Pequeños trucos que brinda no sólo la experiencia, sino también, la comprensión de la fotografía como una serie de ideas que se construyen entre sí y que se elaboran una reflexión más profunda sobre lo que la capacidad creativa visual Es. Así que, desde ese punto de vista, los errores se convierten en una plataforma de aprendizaje por derecho propio y sobre todo, con una importancia real dentro del proceso de construir un punto de vista personal sobre la fotografía.

¿Y cuales serían esos pequeñas lecciones de inestimable valor que he aprendido a lo largo de toda mi experiencia fotográfica? Algunas podrían ser las siguientes:

* Las ventajas del Encuadre horizontal:
No lo sabes hasta que luego de cientos de errores y de preguntarte como brindar contexto a un personaje solitario en la imagen, lo descubres casi por casualidad. O quizás te ocurra como a mi, que un fotógrafo de prolongada experiencia miró los cerrados y claustrofóbicos encuadres de mis imágenes y me recomendó, casi como por accidente, probar desde el punto de vista de lo horizontal y el panorama. ¿El resultado? comprender que una simple variación del espacio y de la línea, pueden brindar toda una nueva perspectiva sobre lo que deseas construir, componer y crear. Y es que el encuadre horizontal, no sólo tiene la capacidad de elaborar una idea visual mucho más nítida, sino que además, brinda a la imagen, una profundidad conceptual que importansísima. El encuadre horizontal además, te permite componer con enorme facilidad, creando y restructurando espacios elementales mucho más sencillos y contundentes que el vertical. De manera que un simple movimiento de muñecas puede hacer la diferencia en una gran fotografía.

* Muévete un paso a la derecha o a la izquierda:
Uno de mis profesores de fotografía más queridos solía decir que la diferencia entre una fotografía corriente y una fotografía vulgar pueden ser un par de pasos de distancia. De manera que siempre que tengas dudas sobre el encuadre o la composición de una imagen, muévete un poco a la derecha o a la izquierda, sin cambiar el punto focal de la fotografía. Aunque puede parecerte poco importante, esa crítica diferencia puede brindar a la imagen una profundidad nueva y sobre todo, un punto de vista distinto que puede brindar una nueva comprensión del espacio y la imagen que hasta entonces, no habías tenido.

* Agáchate, estírate, arrójate al suelo: la cuestión es ponerte incómodo:
Ningún libro sobre fotografía te lo dirá jamás y probablemente ningún profesor tampoco, pero uno de los trucos más sencillos para lograr una buena fotografía es la incomodidad. Por simple reacción, un fotógrafo intentará captar la imagen más evidente y frontal, construyendo una perspectiva directa con respecto al objeto o la escena que desea captar. Así que opta por lo difícil: encuentra un punto de vista nuevo, una línea de perspectiva incómoda. Obligate a replantearte la imagen desde otra expresión compositiva. Lo más probable es que logres una imagen por completo nueva de un punto de vista que hasta entonces, consideraste corriente.

* Acercarte todo lo que puedas:
Robert Capa lo decía con frecuencia: “si tus fotografías no son lo suficientemente buenas es que no estás lo suficientemente cerca”. Y si el gran maestro del documental y la fotografía guerra insistía sobre el particular, era por haber comprobado que llenar el encuadre y trasgredir la línea visual de la comodidad y el espacio personal, siempre dará buenos resultados. Así que atrévete: inclínate, aproxímate todo lo que puedas, roza ese sentido innato y natural de la comodidad, se audaz al momento de decidir formas compositivas y recreaciones del espacio fotográfico. El resultado será sin duda, una aproximación totalmente nueva a tu forma de comprender las imágenes.

* En la fotografía de calle, sé invisible:
Y eso implica hacer invisible la cámara que sostienes. Oculta la marca y modelo de tu cámara lo mejor que puedas, cambia el strap (correa) de marca por alguno genérico. Disimular en la medida de lo posible el valor de tu cámara te hará sentir más seguro al momento de fotografiar. Además, la idea es pasar desapercibido no sólo por tu seguridad personal sino también, con respecto a quien tomas la fotografía. Una cámara anónima te convertirá en un observador silencioso y no en un fotógrafo que muestra su equipo tecnológico como una barrera entre quien observa y su propia capacidad fotográfica.

* Mejor pedir perdón que pedir permiso:
Uno de mis profesores de fotografía documental solía decir que prefería levantar la cámara y fotografiar, que esperar se lo permitieran hacerlo y perder quizás una fotografía extraordinaria. De él aprendí que la fotografía es una relación profundamente personal con nuestra manera de comprender lo que nos rodea y sobre todo, como asumimos las implicaciones que puede — o no tener — una imagen y el momento en que la captamos. Las prohibiciones, restricciones de espacio e incluso legales, en ocasiones pueden permear o incluso, sofocar ese impulso creativo inmediato e intimo que casi siempre es el origen de una fotografía extraordinaria. Así que, a menos que se trate de una idea esencialmente peligrosa o que pueda poner en riesgo tu integridad física o la de tu equipo, siempre toma el riesgo de tomar la fotografía que deseas.

* La importancia del trabajo personal:
Muchos fotógrafos se obsesionan por la calidad técnica de su fotografía. Acumulan equipo de alta tecnología y óptica precisa para lograr una imagen visualmente espléndida. Pero suelen olvidar que lo que hace realmente valiosa a una fotografía no es sólo su calidad visual sino también, ese elemento conceptual y personal que la hace distinta a cualquier otra. Y es esa individualidad e identidad fotográfica, la que brinda a toda imagen su carácter y sobre todo, aproximación a una profundidad de ideas apreciable y deseable.

Así que esfuérzate por crear un lenguaje personal. Fotografía lo que amas, no sólo lo que debes fotografiar. Fotografía lo que construyes a diario como una estructura de ideas sólidas. Experimenta, cuestiona, haz preguntas visuales. Elabora una aproximación profunda y consiste sobre tu concepto sobre la fotografía, asume el poder de construir una idea creativa sustentable a través de la imagen. Recuerda, la fotografía puede ser tu trabajo, pero también es sin duda, tu manera de soñar e imaginar.

* De la óptica y otras ideas imprescindibles:
Con frecuencia, los fotógrafos más jóvenes se obsesionan con la cámara que necesitan o la que creen necesitar. Pero en realidad, la diferencia técnica en una gran fotografía no la logra la cámara, sino la manera como escoges la óptica que utilizarás. Si deseas invertir en equipo técnico, procura siempre hacerlo en óptica de buena calidad, a ser posible de cuerpo de metal y lentes de vidrio. La diferencia en la calidad técnica de tus fotografías será apreciable.

* El maestro a 50mm de distancia:
Lo aprendí casi por accidente: el lente 50 mm te enseña un tipo de fotografía que no podrás aprender en ningún otro lugar. No sólo se trata de trabajar con una profundidad de campo restringida y una óptica que te obliga a componer espacio antes de captar la toma, sino que además, hace imprescindible intentar capturar una perspectiva totalmente nueva de la imagen que deseas captar. Además, la óptica 50 mm es quizás la más semejante a la manera como comprende las imágenes el cerebro humano, así que te permitirá crear y construir composiciones mucho más intimas, realistas y hermosas.

* El buen revelado: a la distancia del ojo observador:
Existe una idea muy tradicional que sugiere que la fotografía real no necesita ningún tipo de retoque posterior a la toma, una presunción que desconoce los orígenes de la fotografía en el cuarto Oscuro y sobre todo, los procesos tradicionales que se utilizaban en laboratorio para mejorar la imagen. Y es que durante toda la historia de la fotografía, se han utilizado métodos químicos y posteriormente digitales que permiten no sólo mejorar la toma que se obtiene en cámara sino construir una imagen a la medida de la intención del fotógrafo. Por tanto, es perfectamente válido el uso de cualquier tipo de procesado digital para mejorar el resultado de tu fotografía. Recuerda, lo realmente importante es el concepto que quieras expresar, la calidad técnica es parte de esa idea visual Global.

* Ten paciencia, muchísima paciencia:
No aprenderás fotografías de inmediato, ni comprando una gran cámara tecnológicamente avanzada. Tampoco lo harás por leer todos los libros fotográficos que tengas a mano o simplemente tomando fotografías a diario. Aprenderás a fotografiar cuando seas consciente que no observas, sino que miras el mundo a tu alrededor, que construyes a medida que comprendes lo que deseas expresar y la forma como deseas hacerlo. La fotografía no se trata sólo de tu manejo del equipo técnico, sino esa afinidad profundamente asimilada que logras con tu lenguaje en imágenes y tu opinión visual. Combinar ambas cosas para lograr una forma de mirar fotográfica consistente puede llevarte años.

Probablemente se trate de una lista corta, pero aún así, resume toda esa visión del aprendizaje fotográfico como un trayecto intimo y sobre todo interminable hacia una creación visual profundamente personal.


:: No hay mayor Señal de Ignorancia que creer imposible, lo inexplicable ::

 

Aglaia Berlutti
www.aglaiaberlutti.com

Veredicto #SalónGAF #MéridaFoto 2.015

VeredictoMeridaFoto

 

Veredicto de selección

III Salón nacional de proyectos fotográficos ESPACIO GAF

MÉRIDAFOTO 2015

Caracas, 12 de septiembre de 2015

Se recibieron un total de 201 series o ensayos fotográficos, de 125 autores, que cumplían con lo establecido en las bases del festival. El jurado de selección integrado por: Efraín Vivas, Alberto Asprino y Yuri Liscano seleccionó a 34 autores y 35 ensayos fotográficos, para un total de 143 fotografías procedentes de Mérida, Caracas, Zulia, Carabobo, Lara y Táchira.

  • Aglaia Berlutti. Serie: Ofelia in absentia

  • Alejandro Arrias. Serie: Sólidos armónicos

  • Amilciar Gualdrón. Serie: Historias acumuladas

  • Ana Mosquera. Serie: Soledades

  • André Contreras. Serie: Si se puede con Buen Pie

  • Andrés Caicedo. Serie: El Aquelarre criollo

  • Argenis Bellizzio. Serie: El turista

  • Arnaldo Utrera. Serie: Postales del terror

  • Betzaida Sánchez. Serie: Invierno

  • Camilo Carvallo. Serie: Inmensidad singular

  • Carlos Trujillo. Serie: Hotel Miramar… “la espera”

  • Cesibel Navas. Serie: Juan Antonio Pereza

  • Cristina Matos-Albers. Serie: Barcelona

  • Efigenia Fernández. Serie: La presencia de los gatos

  • Elena Cardona Serie: Mindscapes

  • Haldar Flores. Serie: Gente de tren y La muerte de un girasol

  • Humberto Ramírez. Serie: Frank. El conserje de playa La Caracola

  • Iaranavi Navarro. Serie: Supervisores del creador

  • Ivette Díaz E. Serie: Bestiario

  • Jean Nouel. Serie: Histeria doméstica

  • Jenny Abreu. Serie: Esto es complicado

  • Jenny Farías. Serie: Miradas cotidianas

  • Jesús Briceño. Serie: Trastornos de una híperrealidad

  • Katherine Muñoz. Serie: Sin título. Venezuela fábrica de despedidas y nostalgias.

  • Kevin Corredor. Serie: Los Arvales

  • Laila Chemekh Saab. Serie: Fugaz sonrojo

  • Lisbeth Mendoza. Serie: Shape to fit

  • Luis Cabrera. Serie: Psoriasis

  • Mali Larralde. Serie: Las curitas

  • Omar Salas. Serie: Caracas: Sin centro, pero adentro

  • Onelia Greatty. Serie: El jardín de eros

  • Rodrigo Picón. Serie: Rostros de la India

  • Rómulo Peña. Serie: Visiones de agujero

  • Vanessa Nieto. Serie: Sin título

IncuvadoraVisual

incubadoravisual

 

Piensa por un segundo, imagina tener a tu disposición y en un solo lugar todo lo que necesitas para desarrollarte y promoverte como artista…

Eso es IncubadoraVisual, una iniciativa con un fin único, promover e incentivar el desarrollo del talento emergente en las diferentes áreas de especialización que conforman el amplio espectro de las artes visuales, haciendo énfasis en la fotografía.

Imagina por un momento, un punto único de encuentro donde puedan fusionarse el conocimiento, la difusión, el aprendizaje y el talento emergente; un universo de creativos trabajando en conjunto en pro de las artes visuales propiamente dichas y desde la base, desde sus raíces, aportando una infraestructura que ayude a desarrollar el talento de los artistas en ascenso, que hoy es inexistente; una plataforma capaz de promover a ese universo que conforman las generaciones de relevo quienes hoy viven y se desarrollan entre lo tradicional, lo contemporáneo y la experimentación de nuevas técnicas y tendencias.

Ver más:  www.incubadoravisual.com