La Temperatura del miedo, Registro de rutina; Fotografías de Juan Marroquín inaugura el 24 de Julio en el Ateneo de Cabudare

JuanMarroquin

El 24 de Julio, a partir de las 11 AM en el Ateneo de Cabudare, inaugura “La Temperatura del miedo, Registro de rutina”, trabajo expositivo del fotógrafo Juan Marroquín.

En palabras de Erick del Búfalo:

Así como existe el exilio, hay un insilio: la realidad nos expulsa de sí y nos empujas a estar atrapados en nosotros mismos, en nuestra casa, en una mirada obsesionada o en el reducido espacio de nuestros miedos y anhelos. La rutina de la soledad es más que una rutina, es una travesía por los mismos puntos, una viaje en el encierro. Es lo que Juan Marroquin fotografía. Las fotos de sus viajes por el cautiverio del alma.

Esta selección de fotos tomadas de cientos de fotografías parecidas son el resultado del escanciar el tiempo dentro de un mismo espacio. Pues el espacio dentro del devenir del tiempo siempre es otro espacio. El espacio vive como vivimos nosotros. Así, pues, no vemos fotos de objetos, vemos fotos del tiempo.

Encierro y tiempo son las dos coordenadas claves de la prisión. Pero aquí el encarcelamiento no es tanto físico como espiritual. Es la imposibilidad de escapar a las propias angustias y deseos, de dejar de ser uno mismo. La prisión de lo que se repite. ¿No es aquello, acaso, la esencia de toda rutina?

No obstante, en el trabajo de Marroquín vemos una extraña forma de liberación: la mirada siempre está en otra parte aunque esté mirando el mismo punto. “La vida está en otra parte”, afirmaba Rimbaud. Nada más cierto, y es precisamente justo lo que aquí vemos: la vida que sale de sí, escapando de la existencia misma, no tanto para contemplarla sino para no morir. La mirada fonográfica es también una forma de sobrevivir a la muerte mientras aún existimos.

Quedan todos invitados.

Entrada Libre !

Publicado el Veredicto del 1er Salón Nacional Orinoco

Veredicto 1er Salón Nacional Orinoco

El Salón Nacional Orinoco recibió, en esta su primera edición, un total de cuarenta y un (41) propuestas de veintisiete (27) artistas de todo el país. El jurado, integrado por los fotógrafos Ricardo Arispe, Marcel del Castillo y Ricardo Jiménez, ha decidido de forma unánime, seleccionar para su participación en el 1er Salón Nacional Orinoco, las propuestas de los siguientes doce (12) artistas:

  • Aglaia Berlutti – Caracas, Dtto. Capital – El Despertar de Flora
  • Francisco Acuña – Caracas, Dtto. Capital – La Ciencia de la Memoria
  • Rodrigo Picón Maggiolo – Mérida, Mérida – Lugares de paso
  • Carolina Afonso De Gouveia – San Antonio de los Altos, Miranda – Intruso
  • Gonzalo José Picón Tucci – Mérida, Mérida – Fantasmas urbanos y cómplices de la oscuridad
  • Victor Guido – La Asunción, Nueva Esparta – Ausencia
  • Miguel Antonio García Moya – Carrizal, Miranda – Caracas “Axis Mundi”
  • Mario Eduardo Goncalves Carballo – Catia, Dtto. Capital – Intercolumnios
  • Cesibel Mariana Navas – San Martín, Dtto. Capital – Mirada de un país herido
  • Alejandro Sayegh – Isla de Margarita, Nueva Esparta – Entidades
  • Azalia Licón – Catia La Mar, Vargas – Arqueología del Olvido
  • Jonhger Leonel Moreno – Valencia, Carabobo – ADNEVA

El comité organizador del FFA y el jurado de selección felicitan a estos artistas y esperan ver las obras en el 1er Salón Nacional Orinoco, que se llevará a cabo durante el desarrollo del Festival. Así mismo, es nuestro deseo agradecer a todos los artistas que enviaron sus trabajos, dándole vida de ese modo al salón y al debate del jurado; nos llena de alegría y emoción los resultados de esta primera convocatoria.

Jurado de Selección

Ricardo Arispe
Marcel del Castillo
Ricardo Jiménez

Comité Organizador del FFA

Daniel Pronio
Miguel Pérez
Durnerlys Velázquez
Glenn Marcano
Luis Hernández
Gustavo González
Nestor Luis Bermúdez

ABIERTA CONVOCATORIA PARA EL PRIMER CERTAMEN NACIONAL DE FOTOGRAFÍA ARTÍSTICA

cartel-GAMA

 

La Fundación Larense para las Artes invita a todos los fotógrafos venezolanos, profesionales y amateur, a participar en el GAMA – Certamen Nacional de Fotografía Artística, cuya primera edición rinde homenaje al adulto mayor y lleva por nombre “Con los años bien puestos”.

La convocatoria estará abierta desde del 15 de abril hasta el 30 de junio del año en curso. En la página web www.certamengama.com encontrarán las bases del certamen y toda la información necesaria para enviar las propuestas vía correo electrónico. Cada fotógrafo podrá participar con un proyecto fotográfico, compuesto por tres imágenes que ofrezcan un planteamiento visual, sin estereotipos, del adulto mayor.

“El envejecimiento está asociado a mitos y convencionalismos sociales que a través del GAMA – Certamen Nacional de Fotografía Artística deseamos romper con ingenio y creatividad. Tomando en cuenta el poder de influencia que las imágenes tienen en la construcción de nuestra identidad cultural, invitamos a los fotógrafos venezolanos a explorar otras formas de representación de nuestros adultos mayores, libres de paradigmas que arrastramos de otros tiempos, promoviendo una visión más digna y productiva de esta etapa de la vida”, explica Marhú Mc Cormick, presidenta de la Fundación Larense para las Artes.

Un jurado compuesto por reconocidos especialistas en el área de la imagen seleccionarán los proyectos fotográficos más destacados, los cuales serán expuestos en el Salón Giotto del Club Ítalo Venezolano de Barquisimeto, a partir del 1 de octubre, Día Internacional de las Personas Mayores, designado por la Organización de Naciones Unidas.

Este día, en la inauguración de la exposición, serán anunciados los fotógrafos galardonados con el Primer, Segundo y Tercer lugar del GAMA, quienes recibirán un premio en metálico. Además, habrá un Premio del Público, cuyo ganador será definido por los espectadores, publicando su voto a través de las redes sociales.

Simultáneamente, tendrá lugar una expo-venta de obras de artistas invitados y fuera de la competición, destinada a recaudar fondos a beneficio de iniciativas sociales dirigidas a la atención y protección del adulto mayor. Estas exhibiciones estarán abiertas al público durante 45 días, periodo durante el cual está previsto realizar una serie de actividades culturales y recreacionales, con el propósito de dirigir la atención de los jóvenes hacia las personas mayores, sus necesidades y problemas, reconociendo su gran valor para la sociedad.

El GAMA – Certamen Nacional de Fotografía Artística de Venezuela es el primer gran evento de la Fundación Larense para las Artes, una organización sin fines de lucro creada en Barquisimeto con la misión de contribuir con el desarrollo cultural, mediante el poder del arte para fomentar y mantener cambios sociales, promoviendo la sensibilidad ciudadana a través de los valores de tolerancia, la solidaridad y el respeto a la diferencia.

“A través de este certamen, queremos proponer nuevas formas de mirarnos y reconocernos en nuestras diferencias. Nuestros mayores tienen aportes muy valiosos que brindarnos, si las nuevas generaciones tenemos la humildad y sensibilidad para recibirlos. Por eso, la escogencia de este tema para nuestra primera convocatoria del GAMA. Confiamos en que el arte puede ir más allá de la expresión individual, ayudando a crear sentido en comunidad”, agrega la también fotógrafa Marhú Mc Cormick.

Los interesados en participar pueden consultar las bases del concurso en el portal web del GAMA www.gamacertamen.com y seguir los perfiles de la Fundación en redes sociales Facebook: /Fundación Larense para las Artes; Twitter e Instagram: @fundalarte. Para comunicarse con los organizadores, escriba a certamengama@gmail.com

ИВАН И МЭРИ, 30 years after Chernobyl. Bautizo y firma de ejemplares.

RicardoArispe_Flyer_Bautizo_ChernobylUcrania, 26 de abril de 1.986, 1:23 a.m. Planta nuclear Vladímir Ilich Lenin. Una prueba en el sistema del reactor número cuatro provoca una serie de explosiones, seguidas de temblores de tierra y una hermosa luz multicolor, que marcan el inicio del peor accidente nuclear de la Historia humana.

Caracas, Venezuela, 26 de abril de 2.016, 7:00 p.m. Librería Lugar Común. Ricardo Arispe, bautiza su fotolibro ИВАН И МЭРИ, 30 years after Chernobyl; con el estarán María Teresa Boulton y Marcel del Castillo (curador del proyecto) quienes realizarán la presentación.

En palabras de Marcel del Castillo:

Chernobyl es un patrimonio mundial del desastre. El momento histórico y el lugar en el que ocurrió, son elementos importantes en la construcción de una iconografía, que ha relegado a un segundo o tercer plano lo que significó y significa, 30 años después para la vida doméstica de miles de personas.

ИВАН И МЭРИ 30 years after Chernobyl, escruta las ruinas y su geografía buscando la experiencia humana, más allá del impacto de la explosión. Vivir bajo ese paisaje, establecer un hogar en medio de lo que fue un punto neurálgico de la vida de un país, y que hoy queda a la deriva, en el olvido, no solo como espacio urbano o industrial, sino como olvido histórico, como si dejásemos que la naturaleza sola consumiese sus ruinas, es borrarlo de las páginas de los infortunios humanos.

El libro marca un viaje, de lo religioso a lo humano, de la naturaleza viva a la naturaleza muerta, de lo frágil de la vida humana, de nuestra capacidad para construir un hogar en medio de las ruinas de nuestra propia civilización.

 

Festival Fotográfico de Angostura (FFA)

logoLa convocatoria para participar del Salón Nacional Orinoco abre el 1 de abril

BOLÍVAR SE PREPARA PARA EL FESTIVAL FOTOGRÁFICO ANGOSTURA

+++ Entre el 18 y 21 de agosto se realizará el 1er FFA.

Para unir, especialmente, a la comunidad fotográfica del centro oriente y suroriente del país, y crear nuevos espacios para difundir, discutir y pensar el arte de la fotografía, Ciudad Bolívar se prepara para acoger el 1er Festival Fotográfico de Angostura (FFA), el cual se llevará a cabo del 18 al 21 de agosto, en escenarios como el Museo de Arte Moderno Jesús Soto, así como también calles y plazas de la capital bolivarense.

Dicho festival vendría a ser el segundo de su clase que se realiza en Venezuela (además del MéridaFoto), gracias a la iniciativa de los integrantes de los Colectivos Fotográficos 286, de Ciudad Guayana, y Orinoco Contracorriente, de Ciudad Bolívar, quienes han escogido ésta última como sede del FFA porque “es una ciudad que ha parido tantos artistas tan grandes, donde la gente tiene una relación bien bonita con el arte y la cultura. Y es una ciudad hermosa, que tiene un espacio lleno de magia, como es el Museo Soto”, indica el director del FFA, Nestor Luis Bermúdez.

Bermúdez insiste en que es “uno más” del FFA y destaca que una de las metas es que al festival se sumen la mayor cantidad posible de fotógrafos y amantes de la fotografía del país, debido a que es de convocatoria nacional, para que muestren sus obras en el Salón Nacional Orinoco, y aporten algo más; invita, pues, a los que quieran sumarse y ser “uno más” en la apertura de los espacios.

“La dinámica actual exige que nos hagamos responsables de la creación, no solo de las obras, sino de los espacios de encuentro. De esta manea no solo esperamos abrir la puerta a muestras novedosas en su planteamiento y creación, sino que esperamos involucrar a los bolivarenses y turistas con la fotografía, con lo que se está haciendo en el país, donde –dicho sea paso- hemos crecido muchísimo”, comenta.

MUCHO QUE OFRECER
Durante el FFA se presentará, además de la muestra del Salón Nacional Orinoco, que demostrará la diversidad artística que existe en Venezuela, se contará con la participación especial de reconocidos fotógrafos, profesores, filósofos y estudiosos de la fotografía del ámbito venezolano, quienes ofrecerán conferencias, videoconferencias, foros de discusión, visionados de portafolios y más.

Entre los invitados están Nelson Garrido, Wilson Prada, José Voglar, Elena Cardona, Héctor Rattia, Ricardo Arispe, Kari Luchony, Hayleen Quiñones, Arlette Montilla; y los videoconferencistas Marcel del Castillo, Aarón Sosa y Erik del Búfalo.

Pero los Colectivos organizadores apenas están calentados motores, ya que junto a diversas escuelas del país realizarán un ciclo de conversatorios y de talleres y seminarios presenciales y en línea, de los que estarán anunciando la programación muy pronto.

A SUMARSE
Las bases para participar en el Salón Nacional Orinoco ya están publicadas en la página web www.festivalffa.com y en el Fan Page del festival.

Igualmente, la convocatoria al Salón estará abierta desde el 1 de abril hasta el 31 de mayo. El 20 de junio se anunciarán los autores y obras seleccionadas.

El 1 de mayo iniciará la primera preventa de inscripción del FFA para las diversas actividades que se desarrollarán durante el evento.

Mientras tanto, los colectivos organizadores se mantienen en las calles de Ciudad Bolívar dictando talleres, vendiendo postales y más, de la mano del Museo de Arte Moderno Jesús Soto, en actividades PROfondos para la realización del FFA.

“Invitamos a la comunidad fotográfica a sumarse y juntos hacer el mejor festival posible y en agosto todos al Soto, celebremos la fotografía venezolana en Ciudad Bolívar”, exhortó Bermúdez.

LINKS DE INTERÉS
www.festivalffa.com
https://www.facebook.com/1erFFA/
En twitter e Instagram: @festival_FFA
En todas las redes #1erFFA

FECHAS
• Del FFA
o Del Jueves 18 al Domingo 21 de agosto
• De la Convocatoria
o Del viernes 1 de abril al martes 31 de mayo
• Del Anuncio de obras seleccionadas
o Lunes 20 de junio
• De la recepción de las obras
o Del lunes 27 de junio al domingo 31 de julio
• De inscripción de participantes
o 1ra. Preventa (del domingo 1 al martes 31 de mayo)
o 2da. Preventa (del miércoles 1 al jueves 30 de junio)
o Final (del jueves 1 de julio al jueves 18 de agosto)

Prensa FFA

#Mute | Re-vernos

Como aquellos actores revelación del año, el popular selfie (autofoto), llegó un día de forma sorpresiva y para quedarse. A través de las redes sociales, los hemos visto en días de paseo, mostrando el maquillaje nuevo de muchas chicas, debajo del agua, de artistas, en las movidas nocturnas, saltando en parapente o peligrosos como el de un hombre en el brazo del Cristo de Corcovado en Río de Janeiro. Para algunos, se ha convertido en un requisito indispensable para mostrar su vida paso a paso, podría aventurarme a decir que en ningún momento de la historia de la imagen se han producido tantos autorretratos.

Esos segundos de silencio con esa sonrisa o mueca sostenida pueden ser señalados como otro signo de superficialidad y egocentrismo más de nuestros tiempos; sin embargo, creo que es necesario profundizar un poco más en esta curiosa práctica. Con el lente de nuestra cámara hemos apuntado a la naturaleza, a nuestras musas, al espacio, a la “nada”, a lo cotidiano, en un esfuerzo insaciable de capturar a nuestro entorno; de arrancar ese trozo de belleza a lo existente. Qué curioso que ya hemos incluido en nuestra lista de fotografiables a nuestra propia humanidad. Hemos percibido el vestigio de belleza de la propia cotidianidad, hemos posado nuestra mirada sobre nuestra vida como hecho creado y digno de ser fotografiado.

¿Qué vemos en ese autorretrato?, que valga señalar pasa por los miles de ensayos y descartes antes de ser publicados en las redes sociales, no podría precisar dicha respuesta pero, sí qué buscamos en este ejercicio fotográfico: buscamos re-vernos, buscamos volver a ver ese rostro que aparece en el espejo de la mañana y que se ha quedado capturado en nuestra memoria durante el paso de los años de nuestra vida. Buscamos vernos desde nuestros ojos, en nuestras diversas facetas, que otros vean cómo nos percibimos, jugamos a ser unos ojos extraños que desean ser maravillados por un ángulo sorpresivo de nuestra propio ser.

Yasury Romero.

#MÉRIDAFOTO2015 | Identidades contemporáneas Suwon Lee: Un caso de estudio, por María de los Ángeles Castillo Marín

Entendemos el sentimiento de territorialidad como la posibilidad de la interacción de diversos patrimonios significantes mezclados e hibridizados con el lugar al que se arriba y donde posteriormente esté o donde vaya o se movilice. Todos tenemos una manera particular de ser, de comportarnos configurada por la cultura a la cual pertenecemos y es inculcada desde que nacemos, a partir del conocimiento que el entorno nos aporta y las informaciones que del mismo decidimos seleccionar.

Estas relaciones tanto emocionales y de significación individual se complejizan cuando nacemos y pertenecemos a una cultura y a un país diferente y tenemos la oportunidad, sea por las razones que sea, de crecer en otro.

La subjetividad y la individualidad se ven consolidadas dentro de la interioridad de una cultura familiar que resguarda una identidad de origen, de raigambre a un núcleo de costumbres que han transitado generaciones, en las que se encuentra presente tradiciones familiares, patrimonios colectivos de otros lugares que se aferran en el recuerdo, esto ya no pertenece a un territorio físico, tangible, pues gran parte del arte actual acusa una fuerte movilidad en la cual nos encontramos con la dualidad cultural que se desenvuelve en el migrante al momento de crecer dentro de una atmósfera donde el desplazamiento, la territorialidad y la globalización se juntan.

Lo que conocemos como diásporas en los campos del arte contemporáneo, componen elementos multilingües o transglósicos de adaptación significante, donde diversos artistas de nuestra actualidad, se encuentran en medio de procesos identitarios permanentes, en los que surge un marcado interés por las historias individuales, el espacio familiar, y otros que evidencian su diferencia y su identidad unidas a las situaciones en las que se encuentran inmersos.

Para estos artistas existen diversos modos de accionar, de poder contrastar y complementar su arraigo cultural, con las materias patrimoniales y simbólicas de otros territorios de llegada, y donde las estrategias de representación de los procesos identitarios, transitan por una diversidad de soportes que van desde el video, el film, la pintura, la fotografía, las instalaciones, entre otros; medios propios del arte actual, y que ratifican la posición de una nueva. Determinaremos nuestro recorrido entorno a Suwon Lee quien es una migrante en Venezuela proveniente de los Kyopo, diaspora definida por los coreanos que han migrado de su territorio de origen, y se expanden en una geografía distinta.

SL01

Familia Chiong. Fotografía: Suwon Lee, 2014 https://www.flickr.com/photos/traficovisual/sets/7215762486734559 1/page1

SL02

Familia Kim Fotografía: Suwon Lee https://www.flickr.com/photos/traficovisual/sets/72157624867345591/page1

“Esta necesidad de equilibrar la identidad propia con las nuevas demandas globales no impide que artistas de América Latina, Japón, India, China o Corea, quienes practican este nuevo internacionalismo y a la vez crean estilos que respetan las identidades particulares locales, llamen a las puertas del sistema artístico occidental buscando las ventajas que ofrece: el acceso a un discurso vivo y activo más allá de la historia del arte y del museo.

De ahí que la imagen visual de la diáspora sea necesariamente intertextual, en el sentido de que crea múltiples asociaciones visuales e intelectuales a la vez, dentro y más allá de la producción de la propia imagen.” Anna María Guasch, Arte y globalización, http://www.e-fagia.org/disfagiamagArtAntroGuash.html

Suwon Lee nos presenta a través del uso de la fotografía un discurso plástico-visual, narrando territorios y geografías culturales. Desde su narratividad representa al sujeto en ausencia y en presencia, en medio de un sentirse extranjero, en un afuera, que muestra la dimensión subjetiva derivada de los encuentros individuales de la misma con su geografía sociocultural, y donde los tiempo puros comienzan a organizarse, sin fechas, ni tiempos, pues allí las imágenes construyen a la memoria del desplazamiento.

El trabajo visual de la artista resume su visión del mundo por medio del desarrollo autobiográfico, determinado en experiencias y costumbres propias Familia Kim Fotografía: Suwon Lee https://www.flickr.com/photos/traficovisual/sets/72157624867345591/page1 unidas armónicamente en el devenir de habitar distintas culturas. Ella nos conduce continuamente por una geografía de mapas híbridos, estéticas combinadas en las cuales recoge, selecciona y conjunta elementos de nuestro imaginario popular, local y nacional con referencias a la historia de su origen oriental/coreano, con la intención de adentrarnos en un mundo donde la identidad se encuentra en constante movimiento.

SL03

Suwon Lee: ‘Insomnio’. 2003. http://www.suwonlee.com/photos.html

«Mi obra –argumenta la artista- examina el rol del artista como un intérprete del mundo basándome en principios de organización y un enfoque sistemático para la captura de imágenes. Mientras que mi anterior trabajo era una forma de representar situaciones profundamente a través de temas autobiográficos e íntimos en forma de paisajes emocionales y autorretratos que abordaban cuestiones de identidad…» (Morales Castillo, Martín, 2007: s/p, http://www.ohnena.com/blog/2012/11/women-artist-suwon-lee/ (en línea) (Las cursivas son nuestras)

Suwon Lee expresa las preocupaciones sobre la formulación de una identidad en proceso, tan propia de la contemporaneidad, en la que se produce un diálogo complejo en medio de una yuxtaposición realidades disímiles. Las Suwon Lee: ‘Insomnio’. 2003. http://www.suwonlee.com/photos.html propuestas estético-narrativas de Lee, se encuentran imbuidas en el diálogo complejo de ella con su entorno, una sociedad con la que interactúa de manera continua, de la que toma las materias significantes pertinentes.

Un lenguaje visual que desarrolla desde ella misma, en los que la presencia del autorretrato constituye su ubicación dentro de las diversas geografías que la configuran como sujeto íntimamente ligado al encuentro directo de un tiempo puro, elaborador de memoria y de cuestionamiento sobre la propiedad de su identidad, y en otros donde la visión de la artista emerge desde la interioridad del paisaje, abstrayéndolos para traerlos consigo a una nueva geografía de la contemporaneidad del territorio venezolano y sus desplazamientos.

SL04

‘El jardín secreto’, 2006-2008 (Archival pigment print) http://www.suwonlee.com/photos.html

Cada lugar nos relata una historia desde un punto vista geográfico específico privado, ya que, la artista nos conduce a lugares a los que pocos tenemos acceso, no solamente por la atemporalidad que los caracteriza, sino también, por el momento en que éstos son capturados por la cámara. Ellos son espacios y realidades que no pueden llegar a ser captados por la simplicidad del ojo humano.

Estas particulares geografías interiores surgen desde un espacio privado y subjetivo, un “no lugar” definido. Los “no lugares” de Lee son pequeños universos, en los que la naturaleza puede expresarse como es o construida por el hombre, pues su narratividad visual se centra en el encuentro y en la relación directa con ellos, en un entorno del que se extraen sensaciones imprecisas y a la vez agudas, pues al no ser parte de una locación geográfica fija, y de fácil reconocimiento, estos espacios se trasforman en no lugares, que al ser atemporales manifiestan el profundo cuestionamiento de una identidad sin un único arraigo, y capacitada para componer su propia historia.

SL05

Suwon Lee: Dawn with moon, 2013 (Inyección de tinta sobre papel de algodón) http://www.oficina1.com/suwon-lee-la-casa-de-luz/attachment/6/

La relación que mantiene Lee con los paisajes se encuentra también marcada por el ámbito espiritual que la artista conserva de su herencia familiar, a pesar de enfrentarse continuamente a la interrogante sobre su identidad, la influencia coreana sobre la obra de Lee se mantiene a través de factores espirituales, sueños o elementos cósmicos como diversos estados anímicos y psíquicos. Los “no lugares” que presentan las intencionadas imágenes realizadas por la artista, nos muestran espacios donde toda historia y tiempo han sido cancelados, en ellos se expresa en su soledad, en medio de una Suwon Lee: Dawn with moon, 2013 (Inyección de tinta sobre papel de algodón) http://www.oficina1.com/suwon-lee-la-casa-de-luz/attachment/6/ penetrante presencia de suspensión de un tiempo atemporal, y donde aparecen universos simbólicos que se juntan para hacerse visuales en medio de luces y sombras, de atmósferas etéreas, que probablemente en nuestro aceleramiento no seamos capaces de visualizar y languidecen ante nosotros.

Estos paisajes nos transportan a diferentes lugares del mundo Venezuela, Brasil, Perú, entre otros, pero nunca son reseñados por la artista, como lugares físicos, debido que su interés se centra en la atmósfera dispuesta a ser contemplada, para hacernos parte de ella, sin saber si realmente pertenecemos a ellos.

Captura de pantalla 2015-10-07 a las 10.52.35

Suwon Lee: The darkness of light, 2013. http://www.oficina1.com/suwon-lee-en-la-9a-bienal-demercosul/

La artista busca constantemente un paisaje cargado de emotividad, de emocionabilidad, un lugar que nos remita al tiempo puro del inicio, donde puedan establecerse otro tipo de relaciones, estos paisajes hablan de lo inconmensurable, de un tiempo que es no tiempo, de un lugar que es no lugar y donde las identidades humanas se encuentran en cuestionamiento en medio de esa naturaleza que puede unirse con el sentimiento amable del desplazamiento.

Captura de pantalla 2015-10-07 a las 10.53.55

Suwon Lee: The benign indifference, 2013 (Inyección de tinta sobre papel de algodón). http://www.suwonlee.com/photos.html

Su obra también nos hace presencia de una autorreferencialidad, en la que se vacía su subjetividad, su formulación de sujeto autobiográfico, dispuesto a conducir al presente su situación de diáspora, de desplazamiento y perteneciente a una comunidad que se imagina así misma en múltiples territorios y en continua interacción significante. Lee se ve a si misma como una identidad en continua transformación, y con esto cuestiona la dualidad de la misma y la hibridez de los procesos identitarios en desplazamiento.

La autorreferencialidad y el sujeto autobiográfico actúan en la obra en dos campos de significación, por un lado esa subjetividad en continuo desplazamiento y por otro la búsqueda de identificación de un lugar.

Captura de pantalla 2015-10-07 a las 10.55.32

Suwon Lee: Daydream II. 2006. http://www.oficina1.com/suwon-lee/

El desarrollo de su obra transita permanentemente por en el cuestionamiento de su propia identidad, de su autobiografía, como elemento de primordial significación, pues la artista se concibe como un sujeto pleno, más allá del deseo por un imagen femenina o de cierta exoticidad. Los autorretratos de Lee nos hablan de situaciones, de devenires, de trayectos, de recuerdos, que son parte de ella misma, desarrolla continuamente un recorrido por su interioridad, atrapando los destellos de los lugares que han significado su continua construcción como subjetividad y ejercen sobre ella la acción del recuerdo, de su memoria, de tiempo de arranque en transformación, que captado a través del medio fotográfico como reafirmación autorreferencial.

En este sentido la artista coloca su realidad privada, propia, dentro del espacio fotográfico como medio y modo para contarse al mundo exterior que la observa y que percibe los conceptos abstractos e inmateriales que la misma coloca en su narración visual en la presencia de esas Suwon repetidas, absortas en sus pensamientos interiores, con la mirada perdida, y de apariencia casi efímera, sugerentemente volátil.

En ese desplazamiento de sí misma, la imagen es captada como lugar de reflexión de ella consigo misma, un recorrido autobiográfico que nos habla de su subjetividad en extrañamiento del vacío como punto de inflexión de su representación en la que no existen centros sólo desplazamientos.

De allí que, el imaginario visual de la artista nos demuestra y nos conduzca por el proceso continuo de una identidad desarrollada dentro de un ámbito cultural-emocional capacitado para movilizarse por territorios y geografías físicas y subjetivas, en múltiples partes y al mismo tiempo, pues en éstos no existe centralidad alguna.

Suwon Lee construye símbolos y significantes propios que capacitan su lenguaje visual de unir diversos elementos distintos, diversos patrimonios y modos de discursividad en sus obras, en las que se presentan complejas exterioridades que recomponen otros relatos, propios y ajenos, la artista parte de sí misma, de sus experiencias, de sus memorias, de su espiritualidad y de las imágenes que emergen de una consciencia flexible a las situaciones que formulan el proceso de collage de su identidad híbrida.

En este sentido, de hibridez y de desplazamiento que el lenguaje visual de Suwon Lee crea desde un territorio que ha dejado de ser fijo, permanente, para con ello abrir el espacio a su historia, a su relato, a su movimiento nómada, hecho que hace patente en su obra ‘El Extranjero’ (2004) donde encontramos la generación de simulacros de existencia con los cuales asumir la diversidad de situaciones con las que se enfrenta su subjetividad al unir elementos propios y ajenos relacionados en un mismo campo de representación.

El interés de la artista por el relato que puede poseer un extranjero la conduce a construir una ficción en la que ella misma se ubica para imitar a lo real, y allí le confiere una temporalidad actual al migrante, dentro de un tiempo diacrónico y a la vez dramático al hacer visible la soledad de ese sujeto que deberá asumir otros conflictos en su movilidad.

Captura de pantalla 2015-10-07 a las 10.59.10

Suwon Lee: ‘El Extranjero’. 2004 http://www.suwonlee.com/photos.html

El extranjero es una fotografía que describe el momento de incertidumbre y descubrimiento al que se enfrentan los inmigrantes a la hora de dejar sus países natales. La experiencia del inmigrante significa enfrentarse constantemente a situaciones desconocidas, a definirse y a compararse quizás con los miembros de la sociedad que ha decidido adoptar. Me interesa este proceso de autoexamen como formación de la consciencia e identidad propia. (Lee, Suwon: 2008, s/p, http://periferico.centrodeartelosgalpones.com/exposiciones/suw on-lee-bling-bling/bling-bling-lo-de-adentro-lo-de-afuera-y-lodel-medio/ (en línea)

Suwon Lee se retrata a sí misma en una playa, representa de forma clara y contundente la yuxtaposición de una individualidad lejana, extranjera, ubicada dentro de un territorio al cual no pertenece y se muestra en su diferencia, la posición de Lee dentro de esta imagen, nos narra el momento que vive un inmigrante al encontrarse en medio de una situación que desconoce, en un territorio que observa extraño, pero que a pesar de ese extrañamiento lejano, es visible la relación con un no lugar, en cuanto al lugar de ubicación y más aún el anclaje con el universo al que la subjetividad espiritual pertenece, pues en pequeños detalles la artista nos muestra la relación que mantiene con las estrellas y la creación, como es observable en hombro de la artista donde se halla un destello, un recuerdo, que alude al origen de lo humano.

A partir de sus imágenes fotográficas refleja el equilibrio intertextual de la identidad, nos muestra que el terreno de la incertidumbre es parte del mundo global actual, donde como cada inmigrante lleva consigo lo que ha seleccionado de su existencia, nos invita a formar parte del contexto en el que ella se encuentra, para crear nuevas aperturas de sobre los discursos de proximidad hacia el otro, hacia nosotros dentro de múltiples asociaciones visuales y significantes, y donde sus relatos van más allá del desplazamiento, pues todos pertenecemos al lugar de la memoria en el que las identidades ya no pueden ser concebidas como núcleos estables, ahora debemos comprenderlas como una suerte de esponjas que absorben un sinfín de información y de materias significantes deseosas de conexiones.

En el arte contemporáneo, esta compleja situación sociocultural, ha significado no una pérdida de modos expresivos o de delimitaciones sino que ha abierto la existencia de una complicada movilización de gran crecimiento, de conocimientos, pues los discursos y narrativas locales han emergido desde espacios antes no evidentes como lo es el de la migración, el de las identidades que se encuentran en permanente construcción o el de las memorias mezcladas.

El arte contemporáneo ha expresado de diversas maneras el lugar conflictivo que surge entre una aparente igualdad cultural o desigualdad cultural, esto debe verse no como un conflicto si no por el contrario un elemento nutriente para el desarrollo del mismo, que se alimenta de lo ajeno, de lo propio, de lo que puede ser transitorio o de lo que puede ser permanente.