#FotoDeCalle | ¿Cuál es tu instante decisivo?

(Leer Edición Diciembre 2.013)

fotoDeCalleDiciembre2013

De todos los conceptos fotográficos, seguramente no existe ninguno más famoso que el célebre “instante decisivo” de Henri Cartier-Bresson.

El francés supo entender que en la fotografía había una capacidad única de capturar el tiempo, de suspenderlo y mantenerlo vigente de forma indefinida. Él mismo afirmó que “La fotografía es, el impulso espontáneo de una atención visual perpetua, que atrapa el instante y su eternidad.”

Cartier-Bresson trasluce su intranquilidad ante la fugacidad de los momentos y el eterno correr del tiempo cuando escribe que:

“De todos los medios de expresión, la fotografía es el único que fija el instante preciso. Jugamos con cosas que desaparecen y que, una vez desaparecidas, es imposible revivir… …Para nosotros, lo que desaparece, desaparece para siempre jamás: de ahí nuestra angustia y también la originalidad esencial de nuestro oficio.

El concepto del instante decisivo implica que el fotógrafo anticipe un “…momento importante en el flujo constante de la vida y lo capte en una fracción de segundo.

De todas las imágenes de Cartier-Bresson, una que resume claramente la noción de instante decisivo es la célebre fotografía “Tras la estación St. Lazare” realizada en el año 1932. La fotografía es una perfecta secuencia narrativa donde existe claramente un antes (el hombre caminando por la escalera arrojada en el suelo) y un después (el aterrizaje) que anteceden y preceden al hombre que parece estar suspendido, flotando en el aire. El espejo de agua muestra una simetría vertical perfecta de la forma triangular del hombre en movimiento. Medio segundo antes o después y la imagen sería totalmente diferente.

En nuestra época, el concepto del instante decisivo ha quedado reducido en la mente de muchos fotógrafos al mero oportunismo temporal. Significa el presionar el obturador en el momento justo para obtener una parálisis dentro de una acción específica. El concepto implica el congelar un momento que se habría perdido de no haberse accionado el obturador oportunamente.
Sin embargo, este concepto va aún mas allá. ¿cuántas imágenes hemos dejado de realizar en nuestros “instante decisivos”? ¿Cuales fueron tus motivos? ¿por qué nos arrepentimos de no haber tenido esa imagen que deseábamos y que sabemos que no volverá? Las respuestas a estas preguntas solo las conocemos nosotros mismos y estoy más que seguro que siempre un sentimiento de culpa o frustración nos estará invadiendo el espíritu cuando recordemos lo que se nos fue.

La fotografía tiene la capacidad de paralizar el tiempo, pero no de devolverlo.

@romulex

#FotoDeCalle | ¡ GRACIAS EDDIE !

(Leer Edición Noviembre 2.013)

fotoDeCalleNoviembre2013

Con un sombrero que lo identificaba a la distancia, cola de caballo y la disposición de enseñar en todo momento, uno podría no darse cuenta de que el fotógrafo Eddie Adams, con ese sencillo atuendo cubrió 13 guerras, comenzando su carrera como fotógrafo de combate del Cuerpo de Marines en Corea en la década de 1950 y terminando en Kuwait en 1991.

Eddie realizo tres viajes a Vietnam como corresponsal de Associated Press, y ganó el Premio Pulitzer de fotografía por su foto en donde se observa a un teniente del Viet Cong ejecutado a quemarropa en una calle de Saigón por un general Vietnamita. En sus más de cinco décadas como fotógrafo, Adams recibió más de 500 premios por su trabajo, incluyendo World Press, New York Press y Sigma Delta Chi Awards.

En el año 1988 creo lo que se considera hoy en día el taller de fotografía mas importante del mundo, el cual, agrupa a los 100 mejores estudiantes seleccionados por un staff de fotógrafos profesionales de los principales medios impresos de Estados Unidos. Cada año se reciben alrededor de 3000 aplicaciones y portafolios de todo el mundo.

Este año, en la edición numero 26, tuve el honor de estar, junto al carismático y excelente fotógrafo Oscar B. Castillo representando por primera vez a Venezuela en esta importante cita. Fueron cuatro días de intenso trabajo en donde pocas fueron las horas de sueño y de descanso. Las actividades comenzaban desde muy temprano y culminaban pasadas la medianoche luego que nuestros portafolios fueran revisados por editores de las principales revistas y periódicos de Estados Unidos.

Presentaciones diarias con oradores de la talla de John White (Pulitzer 1982), Rodrigo ABD (Pulitzer 2012), Gerd Ludwig (National Geographic), Gregory Heisler (Times Magazine), Robert Beck (Sport Ilustrated), Kira Pollock (Editora de Lightbox – Times Magazine) entre otros de igual importancia, nos mantenían atentos a cada una de sus palabras. Sin duda alguna fue una experiencia única que solo se puede comparar al sueño de todo niño de tener a todos sus súper héroes reunidos en una misma fiesta. Conversar con ellos, verlos en persona, enseñarles tu portafolio y pedirles sus mejores consejos fue una de las mayores experiencias en el mundo de la fotografía que hemos podido tener.

A pesar de los 26 años de existencia de este taller poco hemos oído en Venezuela sobre él, razón por la cual, nuestra responsabilidad adquirida, tal como nos lo encomendó Allysa Adams (Esposa de Eddie Adams) es la de promocionar este taller en nuestro país a fin de darle la oportunidad a fotógrafos emergentes a lograr el acceso a este fabuloso evento.

El nombre de Venezuela quedo muy en alto de la mano de Oscar, quien fue el ganador del premio de la fundación Tim Hetherington, fotógrafo británico que en el año 2011 fuera victima mortal de un ataque con mortero mientras cubría el derrocamiento de Gadafi en Tripoli.

Las aplicaciones para el próximo taller se abren el 01 de Marzo del 2014, para lo cual invitamos a todos nuestros lectores a que preparen su mejor portafolio y aplique a partir de esta fecha en la página www.eddieadamsworkshop.com

@Romulex

#FotoDeCalle

Leer en la revista (Recomendado)

crack

Capa dijo una vez, que “si tus fotografías no son buenas es por que no las has hecho lo suficientemente cerca”. No hay nada mas cierto en la fotografía de calle y documental. En la fotografía de calle la presencia de una o varias personas en el encuadre sin duda añade el encanto que deseamos en nuestras imágenes. Una calle vacía en una ciudad puede contar muchas historias por si sola, pero sin duda los protagonistas principales son los que narraran los detalles que buscamos. Existen múltiples situaciones en las que podemos fotografiar a desconocidos en la calle, pero lo primero que tenemos que hacer es sentirnos cómodos con nuestra cámara y saber manejarla. Aunque no lo crean, nuestros sujetos podrán sentir nuestra inexperiencia al sujetar la cámara así como el ladrón podrá hacer lo mismo con el policía sin experiencia o atemorizado. Enseñen su cámara, muéstrenla sin miedo y que todos sepan que tu estas ahí para hacer imágenes con ellos. Lograr el acceso es el 80% de la imagen, un 10% de disfrute y un 10% de técnica. Antes de empezar a fotografiar, debemos tener claro que si alguien no quiere ser fotografiado se debe respetar en todo momento esta premisa. Ya queda en nuestra habilidad el lograr convencerlos. Por lo general una sonrisa y un simple “hola, buenos días” abre el camino.

Muchas veces nos hemos preguntado cual seria el mejor lente para hacer fotografía de calle o documental, al principio nos escudamos detrás de un teleobjetivo lo cual es normal que suceda ya permite captar escenas de la calle desde una distancia prudencial, sin invadir a la persona a que queremos fotografiar. Sin embargo, esta no es la mejor opción si queremos interactuar con nuestros sujeto y dejar le miedo a un lado. Además, salvo que hagamos las fotos desde detrás de la persona que fotografiamos, en cuyo caso, lo mejor para empezar es hacerlo con un lente fijo, 50mm o 35mm en formato de sensor completo (full frame) , o incluso algún objetivo de focal variable como el  24-70mm, que nos permitirán mantenernos a una distancia prudente pero a la vez nos obligarán a acercarnos. Debemos tomarnos nuestro tiempo, no debemos lanzarnos sobre la primera persona que pase a nuestro lado para hacer nuestras primeras fotografías. Camina por la calle hasta encontrar algo que te guste, aprende a esperar, adelántate a la acción, imagina lo que pueda suceder y veras como obtienes la composición que buscabas.

Soy de los que tiene como filosofía de calle que es mejor pedir perdón que pedir permiso. Si logramos molestar a alguien haciendo foto debes utilizar tu mejor cara turista perdido y como punto clave, muestra tu mejor sonrisa seguida de una merecida explicación. Me funciona mucho verle a los ojos y de inmediato extender mi mano diciendo mi nombre. Si eres de los que siente temor de hacer fotografía en la calle lo entiendo perfectamente. Un par de veces me ha tocado correr previniendo ser victima de los amigos de lo ajeno. Lamentablemente en un país como el nuestro, las cámaras son objetos muy preciados para los amigos de lo ajeno. Pero como no podemos vivir encerrados debemos tomar nuestras precauciones y quitarnos el miedo poco a poco. Las ferias, manifestaciones políticas, eventos deportivos y fiestas son situaciones en las que es muy normal ver fotógrafos alrededor así que podemos aprovechar estos eventos para mezclarnos entre la gente de manera natural. Nunca falta la persona que nos pregunte de que medio eres, ya queda de parte de cada uno de nosotros entrar en detalles o simplemente decir el nombre del algún medio local. Me funciona mucho el decir que soy fotógrafo independiente que vende sus imágenes a los medios y que son ellos los que deciden que foto utilizar.

En estos primeros intentos para conseguir nuestras imágenes en la calle, lo que tenemos que buscar son situaciones manejables para nosotros y para las personas que aparecerán en nuestra fotografía. Depende mucho de la forma como abordemos la situación. La educación y la simpatía pueden ayudarnos mucho para lograr lo que queremos sin llegar a sobreactuar. Cada uno debe conocerse a sí mismo y saber en qué puede mejorar a la hora de relacionarse con los desconocidos. Las personas suelen preguntar por que le has hecho una foto. Debemos tener una respuesta lista en la cabeza para las distintas situaciones. Si tenemos un motivo, podremos explicárselo. Si no lo tenemos, podemos inventárnoslo o bien explicarle que nos gustan este tipo de fotografías, ofrecerle ver la foto y, si le ha molestado, pedirle disculpas. Nunca le ofrezcas borrar la imagen a menos que el lo exprese contundentemente. No hay legislación que nos obligue a no hacer fotografía en la calle o en lugares públicos.

Disfrutar al máximo de lo que hacemos vale mas que cualquier imagen conseguida.

Rómulo Avendaño
romulo.avendano@gmail.com
www.romulex.com

Leer en la revista (Recomendado)