#FotoDeCalle

Leer en la revista (Recomendado)

crack

Capa dijo una vez, que “si tus fotografías no son buenas es por que no las has hecho lo suficientemente cerca”. No hay nada mas cierto en la fotografía de calle y documental. En la fotografía de calle la presencia de una o varias personas en el encuadre sin duda añade el encanto que deseamos en nuestras imágenes. Una calle vacía en una ciudad puede contar muchas historias por si sola, pero sin duda los protagonistas principales son los que narraran los detalles que buscamos. Existen múltiples situaciones en las que podemos fotografiar a desconocidos en la calle, pero lo primero que tenemos que hacer es sentirnos cómodos con nuestra cámara y saber manejarla. Aunque no lo crean, nuestros sujetos podrán sentir nuestra inexperiencia al sujetar la cámara así como el ladrón podrá hacer lo mismo con el policía sin experiencia o atemorizado. Enseñen su cámara, muéstrenla sin miedo y que todos sepan que tu estas ahí para hacer imágenes con ellos. Lograr el acceso es el 80% de la imagen, un 10% de disfrute y un 10% de técnica. Antes de empezar a fotografiar, debemos tener claro que si alguien no quiere ser fotografiado se debe respetar en todo momento esta premisa. Ya queda en nuestra habilidad el lograr convencerlos. Por lo general una sonrisa y un simple “hola, buenos días” abre el camino.

Muchas veces nos hemos preguntado cual seria el mejor lente para hacer fotografía de calle o documental, al principio nos escudamos detrás de un teleobjetivo lo cual es normal que suceda ya permite captar escenas de la calle desde una distancia prudencial, sin invadir a la persona a que queremos fotografiar. Sin embargo, esta no es la mejor opción si queremos interactuar con nuestros sujeto y dejar le miedo a un lado. Además, salvo que hagamos las fotos desde detrás de la persona que fotografiamos, en cuyo caso, lo mejor para empezar es hacerlo con un lente fijo, 50mm o 35mm en formato de sensor completo (full frame) , o incluso algún objetivo de focal variable como el  24-70mm, que nos permitirán mantenernos a una distancia prudente pero a la vez nos obligarán a acercarnos. Debemos tomarnos nuestro tiempo, no debemos lanzarnos sobre la primera persona que pase a nuestro lado para hacer nuestras primeras fotografías. Camina por la calle hasta encontrar algo que te guste, aprende a esperar, adelántate a la acción, imagina lo que pueda suceder y veras como obtienes la composición que buscabas.

Soy de los que tiene como filosofía de calle que es mejor pedir perdón que pedir permiso. Si logramos molestar a alguien haciendo foto debes utilizar tu mejor cara turista perdido y como punto clave, muestra tu mejor sonrisa seguida de una merecida explicación. Me funciona mucho verle a los ojos y de inmediato extender mi mano diciendo mi nombre. Si eres de los que siente temor de hacer fotografía en la calle lo entiendo perfectamente. Un par de veces me ha tocado correr previniendo ser victima de los amigos de lo ajeno. Lamentablemente en un país como el nuestro, las cámaras son objetos muy preciados para los amigos de lo ajeno. Pero como no podemos vivir encerrados debemos tomar nuestras precauciones y quitarnos el miedo poco a poco. Las ferias, manifestaciones políticas, eventos deportivos y fiestas son situaciones en las que es muy normal ver fotógrafos alrededor así que podemos aprovechar estos eventos para mezclarnos entre la gente de manera natural. Nunca falta la persona que nos pregunte de que medio eres, ya queda de parte de cada uno de nosotros entrar en detalles o simplemente decir el nombre del algún medio local. Me funciona mucho el decir que soy fotógrafo independiente que vende sus imágenes a los medios y que son ellos los que deciden que foto utilizar.

En estos primeros intentos para conseguir nuestras imágenes en la calle, lo que tenemos que buscar son situaciones manejables para nosotros y para las personas que aparecerán en nuestra fotografía. Depende mucho de la forma como abordemos la situación. La educación y la simpatía pueden ayudarnos mucho para lograr lo que queremos sin llegar a sobreactuar. Cada uno debe conocerse a sí mismo y saber en qué puede mejorar a la hora de relacionarse con los desconocidos. Las personas suelen preguntar por que le has hecho una foto. Debemos tener una respuesta lista en la cabeza para las distintas situaciones. Si tenemos un motivo, podremos explicárselo. Si no lo tenemos, podemos inventárnoslo o bien explicarle que nos gustan este tipo de fotografías, ofrecerle ver la foto y, si le ha molestado, pedirle disculpas. Nunca le ofrezcas borrar la imagen a menos que el lo exprese contundentemente. No hay legislación que nos obligue a no hacer fotografía en la calle o en lugares públicos.

Disfrutar al máximo de lo que hacemos vale mas que cualquier imagen conseguida.

Rómulo Avendaño
romulo.avendano@gmail.com
www.romulex.com

Leer en la revista (Recomendado)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *