#UnCuartoParaLasTres | Luz.

Ver en la revista (Recomendado)

Aquí estamos tu y yo, sentados frente a frente. Un año después.

Comimos un plato que no habíamos probado, en un café que nunca habíamos visitado, en un lugar de la ciudad al que jamás nos habíamos acercado. Todo por primera vez
Todo parece tan bizarro en este lugar, tanto que parece que no sintiera el peso de 365 días atrás. Estas tú ahí, contándome de cómo te va, de lo que te preocupa, de cómo te ahoga tu entorno y de lo que has vivido durante este tiempo y, lejos de hacerme sentir mal, me reconforta verte por primera vez hablando de tu vida sin la mía a tu lado.

¿Qué esperar de nosotros? Es una buena pregunta, afirmé. Perdimos el tiempo en muchas cosas que nos desgastaron y no nos dejaban avanzar, y cuando nos dimos cuenta de eso, un año había pasado ya y estamos aquí, hablando de lo nuevo y desconocido que ahora es todo para nosotros, justo cuando nos conocimos.

Trato de revisar las hojas de ese álbum donde estuve un año indagando y preguntándome qué nos había convertido en un par de desconocidos, y no veía nada. Solo nos veía riéndonos, y allí me volví a preguntar por qué la gente, aún estando tan mal, sonríe para una foto ¿Optimismo, quizás? Pensar que aún no todo está tan mal y que cuando vuelvas a ver esa foto, agradezcas que ahora todo está mejor.

Creo que esa teoría no es del todo absurda, porque estamos aquí nuevamente uno frente al otro, luego de un año de desconexión. Un año que para algunos puede ser de “reflexión” pero que para los dos fue de reencuentro con aquello que vimos en nosotros la primera vez que nos conseguimos, aquello que nos gustó y motivó para seguir adelante uno al lado del otro.

De todas las fotos de nuestro álbum, la que más me regocija es esta, la del ciclo cerrado, el corazón limpio y la mente abierta. La luz que entra para depurar todos los rincones oscuros y promete un mejor comienzo con mejores imágenes para mostrar.

Sin rencores, sin remordimientos y sin reproches.

Saboreando cada nuevo bocado, como lo hacemos en este café que jamás habíamos visitado. Espero que el próximo año continuemos reinventándonos, reconociéndonos y sobre todo, encontrándonos.
yosselyn@gmail.com
@yosselynn

Ver en la revista (Recomendado)