#UnCuartoParaL@sTres | ¿ Quién Soy ?

Ver en la revista (Recomendado)

Es la pregunta que ella se hace mientras mira su reflejo en el charco. Una lágrima corre y conecta sus lunares, los que la muchedumbre alababa al compás de cada flash que sonaba.

Soy una más del montón

Ella se pregunta en qué momento la realidad se convirtió en fantasía, y lo que ella conocía se disolvió como arena entre los dedos. Se vio en cada mural, en cada pantalla, en cada hoja de papel. Su originalidad fue lo que la llevo a estar en boca de todos, siempre arriba, viviendo la vida que “merecía”.

Va caminando con sus tacones gastados y un abrigo de segunda, rozando con su mano todas las paredes que consigue. Las texturas le hacen pensar que todavía siente, que no es una figura de piedra, un objeto desubicado en un paisaje deshabitado. A ratos se reconcilia con su pasado pero la ironía de la vida le gana; el mal karma la acompaña. No entiende cuando dejó de ser.

¿Que soy?

Un perro pasa a su lado; ella, presurosa, intenta recordarle. Cree que tuvo uno parecido y busca en su bolsa de recuerdos un recorte amarillento de un periódico de algún momento, que le recuerda a ese perro, a sus lunares y a la luz del flash que la acechaba. Solo le llegan a la cabeza un par de tragos que le decían “uno más, por favor”, mezclado con algunas dosis de “no volveré a hacerlo” y una inyección de arrepentimiento que la devuelven a la calle por la cual deambula, con sus lágrimas descoloridas haciendo conexiones geométricas en su rostro, rozándole la boca y dejándole una sed agridulce en sus labios. Ya no sabe lo que es, o en lo que se convirtió.

¿Y tú quien eres?

Una reproducción de la vanidad y el deseo de una época venida a menos. Una imagen multiplicada mil veces, banalizada y ahora convertida en despojo. Una ícono adorado y ahora olvidado. Soy lo que tú eres, una imitación de lo que deseas llegar a ser y buscas a través de los atajos; una presa fácil de la corriente, con la que a veces te dejas llevar, pero que te sumerge sino te preparas para escapar de ella.
Un farol desprende luces que le hacen pensar que esta es su última fotografía. Se limpia las lágrimas, se pinta los labios, y se lanza a un narcótico sueño del cual no quiere volver a despertar.

Esa soy yo. Esa eres tú. Soy tu copia. Una vulgar fotocopia.

yosselyn@gmail.com
@yosselynn

Ver en la revista (Recomendado)